Una investigación emprendida por GRAIN y la Red Brasileña para la Justicia Social y los Derechos Humanos (“Rede Social”) muestra que el fondo de dotación de la Universidad de Harvard, gracias a una estructura corporativa poco trasparente, ha adquirido el control de unas 850 mil hectáreas de tierras agrícolas en los cinco continentes, durante los últimos diez años. El informe detalla de qué manera los negocios de tierras agrícolas de Harvard están relacionados con numerosos conflictos sobre tenencia de tierras y aguas, incluso casos de acaparamiento de tierras en Brasil.

Devlin Kuyek, investigador de GRAIN, señala: “Calculamos que, durante los últimos diez años, el fondo de dotación de Harvard gastó más de mil millones de dólares en la adquisición de propiedades agrícolas por todo el mundo, cifra superior a la gastada por cualquier otro fondo de dotación o de pensiones”. Y añade: “Dicho fondo ha hecho inversiones arriesgadas, aparentemente con muy poco trabajo de auditoría previo, en algunas de las áreas rurales de mayor conflicto del planeta, como son Sudáfrica y el nordeste brasileño.”

Las inversiones de Harvard en tierras agrícolas se han efectuado por intermedio de una red poco trasparente de subsidiarias, registradas en múltiples jurisdicciones que incluyen paraísos fiscales como el estado de Delaware en Estados Unidos y las Islas Caimán. GRAIN y Rede Social investigaron las declaraciones de impuesto de algunas de las subsidiarias claves del fondo para configurar un cuadro de las adquisiciones de tierras de Harvard por todo el mundo y luego evaluar los impactos de algunos de estos negocios sobre las comunidades locales.

Daniela Stefano, investigadora de Rede Social, indica: “hemos identificado propiedades agrícolas adquiridas por Harvard en el Cerrado de Brasil — la sabana de mayor biodiversidad del planeta — que cubren unas 300 mil hectáreas de tierras”. Stefano insiste: “Nuestras investigaciones sobre estos negocios muestran que Harvard está contribuyendo al acaparamiento de tierras, al daño ambiental y a la destrucción de las fuentes de agua de las comunidades locales”.

Los negocios de Harvard con tierras agrícolas en Brasil están concentrados en la región nordeste del país, donde empresas de agronegocios dedicadas a la producción en gran escala de materias primas agrícolas como soya [soja] y caña de azúcar están acaparando tierras en proporción alarmante. Antes de ser acaparadas, las tierras eran tradicionalmente trabajadas por las comunidades locales.

Stefano señala, “hemos descubierto varios casos donde Harvard compró tierras a grupos de empresarios brasileños cuyos títulos de propiedad no eran válidos. En algunos casos, las comunidades locales fueron intimidadas para que abandonaran las tierras. En otros, existen prolongadas disputas legales por las tierras, que deberían haber sido del conocimiento de Harvard”.

Las adquisiciones arriesgadas de tierras realizadas por Harvard se han traducido en multimillonarias remuneraciones en dólares para los administradores principales del fondo y sus socios en el negocio. Sin embargo, acarrearon bajas rentabilidades financieras y pérdidas para el fondo de dotación. Durante el último año, después de revaluar sus inversiones en plantaciones madereras y en tierras agrícolas, el fondo de dotación de la Universidad decidió reducir en 1 100 millones de dólares su cartera ligada a recursos naturales.

“Los negocios en tierras agrícolas de Harvard debieran servir de advertencia a los inversionistas institucionales que actualmente están contemplando ingresar al sector”, señala Kuyek. “Los riesgos que tomaron los administradores del fondo de Harvard han dejado a la Universidad con un legado de conflictos de aguas y tierras”.

GRAIN y la Red para la Justicia Social y los Derechos Humanos instan a los alumnos, catedráticos y ex alumnos de Harvard a exigir que el fondo de dotación de la Universidad termine con todas las inversiones en tierras agrícolas y que tome medidas inmediatas para resolver todos los conflictos asociados con las tierras adquiridas. La Universidad necesita asegurar que las comunidades afectadas por estas inversiones en tierras sean compensadas adecuadamente por los daños causados.

---

Descarguen el informe aquí (disponible en español, portugués, inglés y francés): https://www.grain.org/e/6013

Contactos:

Daniela Stefano, Rede Social de Justiça e Direitos Humanos
São Paulo, Brasil
[email protected]
+ 55 11 949075921
www.social.org.br

Devlin Kuyek, GRAIN
Montreal, Canadá
[email protected]
+1-514-571-7702
www.grain.org

 

blog comments powered by Disqus