Fuera el libre comercio de nuestras vidas Download PDF Herramientas para este documento

Herramientas para este documento

Autor(a): Acción por la Biodiversidad
Fecha: 01 noviembre 2017
URL corto: /e/5834

Bajar versíon PDF (200 KB)

Imprimir articulo



Acción por la Biodiversidad | 01 noviembre 2017 | Biodiversidad 94 / 2017-4

 

Por una agricultura y una alimentación en manos de los pueblos

Del 8 al 15 de diciembre se realizará en Buenos Aires la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio. En paralelo, organizaciones sociales, de mujeres, campesinas, sindicales y de Derechos Humanos se darán cita en la Semana de Acción Global contra la OMC. Se realizarán actividades públicas, movilizaciones, asambleas y tendrá lugar la Cumbre de los Pueblos “Fuera OMC-Construyendo Soberanía”, un espacio de debate y fortalecimiento de las resistencias y alternativas que se están construyendo, y de análisis del impacto que la OMC y los TLC tienen sobre nuestras vidas.

Es la primera vez que la OMC se reune en un país de América Latina, y esta decisión no es casual; se enmarca en la política neoliberal de los nuevos gobiernos de la región. Tampoco es casual que el país elegido sea Argentina y que esta reunión vaya hilvanada a la realización de la Cumbre del G20 en noviembre del 2018, también en Buenos Aires.

Las discusiones sobre comercio internacional pueden parecer cuestiones lejanas a nuestra vida cotidiana, pero lo cierto es que afectan profundamente muchos aspectos fundamentales como el trabajo, el acceso a la salud, a la educación, al conocimiento, los servicios y el derecho a la alimentación. Por eso es tan importante entender qué es la OMC, qué se discute en esta reunión Ministerial y cómo afecta a nuestra vida y a nuestros derechos.

Qué es la OMC

Desregular-privatizar-liberalizar, la defensa de los intereses corporativos y de los países «desarrollados». La Organización Mundial del Comercio (OMC) pretende ser la única organización internacional que se ocupa de las normas globales que rigen el comercio entre los países” pero ha avanzado en aspectos que van mucho más allá del comercio. La OMC nace en 1995 y tiene su origen en el Acuerdo General de Comercio y Tarifas (GATT, por sus siglas en inglés) Su creación ocurrió en los mismos años en que comenzaban a negociarse y firmarse tratados de libre comercio como el TLCAN y el fracasado ALCA.

El GATT funcionó hasta 1994 estableciendo las reglas del comercio internacional de manufacturas, excluyendo productos agrícolas y servicios; trató casi exclusivamente sobre aranceles, y su principal objetivo fue cumplido con éxito: ir bajando progresivamente las tarifas y las barreras al comercio a nivel mundial, fortaleciendo así el predominio de los sectores y países más poderosos.

El GATT fue reemplazado por la OMC cuando sectores corporativos del agronegocio, la industria farmacéutica y cinematográfica, entre otros, presionaron para incorporar nuevos temas a la agenda de negociación: agricultura, derechos de propiedad intelectual, servicios e inversiones fueron incorporados a las discusiones de este nuevo organismo, dejando en claro desde su origen qué intereses defiende.

La máxima autoridad del organismo, que cuenta en la actualidad con 164 países miembros, es la Conferencia Ministerial que se reúne cada dos años y avanza sobre las negociaciones en torno a las reglas y disposiciones de la organización. Esta es la reunión que se realizará en diciembre de este año en Buenos Aires. *

Veámos en palabras de la propia OMC cuáles son sus definiciones básicas (https://www.wto.org/spanish/thewto_s/whatis_s/10thi_s/10thi00_s.htm):

* La OMC es la organización internacional que tiene por objetivo principal la apertura del comercio en beneficio de todos.

* Los alimentos son más baratos si se reduce la protección.

* Lo mismo se plantea para vestimenta, automóviles y servicios

* En general, el proteccionismo no es acertado por los daños que causa, tanto a nivel nacional como internacional.

* Después de la guerra, la comunidad mundial de países comerciantes negoció normas comerciales, de las que ahora se encarga la OMC. Esas normas también imponen a los miembros la obligación de someter sus diferencias a la OMC.

Estos mecanismos de apertura comercial, eliminación del proteccionismo y resolución de conflictos en el ámbito de la OMC, implican la pérdida de la soberanía y la autonomía de los países para tomar sus propias definiciones políticas en cuanto a la producción nacional y el comercio, y han sido uno de los ejes de consolidación del poder de las corporaciones de la mano de los países más poderosos.

OMC, agricultura y derecho a la alimentación

Por qué queremos a la OMC fuera de la agricultura. Los alimentos y la agricultura son ejes fundamentales de nuestra vida. La agricultura no sólo es nuestro sustento, sino nuestra cultura y nuestra forma de relacionarnos con la Madre Naturaleza. La lógica del libre comercio es contraria a todo esto, pues mercantiliza la vida y convierte el alimento en una mercancía más. Este principio del libre comercio está representado y fomentado por la Organización Mundial del Comercio.

Por este motivo, La Vía Campesina ha estado al frente de la lucha contra la OMC desde su creación en 1995. Jamás ha cesado de pedir: la OMC fuera de la agricultura”.

La conversión de los alimentos y la agricultura en mercancías por parte de las corporaciones, los gobiernos y las instancias internacionales de definición de reglas y mecanismos comerciales, bajo el paradigma del libre comercio, ha provocado la muerte de muchos campesinos y campesinas: se ha aniquilado el modo de subsistencia de los agricultores al inundar los mercados con productos agrícolas baratos, muy por debajo de sus costos de producción y se ha socavado el derecho a una alimentación sana y soberana para la poblaciones mundiales.

Las reglas establecidas en el Acuerdo de Agricultura de la OMC privilegian la producción agrícola a gran escala e industrializada, lo cual fortalece las fábricas procesadoras de alimentos, los mercados de biodiesel y la cría de animales en feedlots por sobre la agricultura campesina y la soberanía alimentaria. Además, privilegian a las empresas estadounidenses y europeas, ya que les permiten seguir subsidiando su agricultura (corporativa). Cuando el Acuerdo de Agricultura entró en vigor brindaba la posibilidad de una salida paulatina de los subsidios, pero al mismo tiempo prohibía la aplicación de nuevos subsidios. No hace falta mencionar que la mayoría de los países periféricos no tenían los fondos para subsidiar a sus agricultores en los años noventa o habían abandonado los subsidios por recomendaciones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI); mientras que los países europeos y EUA continuaban subsidiando. Esto significa que hoy en día, EUA tiene permitido subsidiar a sus empresas agrícolas con más de 19 mil millones de dólares por año y la Unión Europea usar 72 mil 200 millones de dólares para apoyar a su agricultura mientras que el resto del mundo debe desmantelar sus subsidios y ayudas internas. Éste es el doble estándar que hay en la OMC.

El libre comercio, en pos de la disminución de costos, promueve la idea de la producción de alimentos y materiales donde más barato resulte hacerlo. Esto se traduce en monocultivos de productos determinados en algunos países y el procesamiento en otros, con lo que se eliminan la producción local de alimentos y los sistemas alimentarios locales, al no poder competir con la escala de producción de las grandes empresas. Este modelo resulta en la degradación y contaminación de los suelos debido al uso de agrotóxicos y la no rotación de cultivos. Genera una importante pérdida de biodiversidad y pone en peligro la soberanía alimentaria de los pueblos: es decir, el derecho a decidir y elegir libremente qué y cómo queremos comer y producir nuestros alimentos.

La Vía Campesina piensa que la única solución a todo esto es luchar por la soberanía alimentaria. Todos los pueblos deberían tener derecho a alimentos culturalmente adecuados, nutritivos y sanos, y sus sistemas alimentarios y agrícolas no deberían estar determinados por los caprichos del libre mercado.

Debemos exigir el fin de la OMC y luchar por una economía basada en la justicia, con la soberanía alimentaria como núcleo central.

Cómo se opone la OMC a los pilares de la soberanía alimentaria

1. La OMC entiende la agricultura como una fuente de materias primas para alimentar la producción industrial de bienes procesados, combustibles, plásticos y otros materiales, no para alimentar a los pueblos. Según la OMC, los alimentos están sujetos a la especulación financiera porque se consideran una mercancía, no un derecho.

2. La OMC es la mayor amenaza en la historia para el sustento de los productores de alimentos y los trabajadores a pequeña escala. La OMC da prioridad a las necesidades de las empresas multinacionales, del capital financiero y de los mercados globales por encima de las necesidades de las personas. El Acuerdo sobre Agricultura (AAg) ha obligado a numerosos países en vías de desarrollo a congelar o eliminar las inversiones en su agricultura local y, al mismo tiempo, ha permitido que los países más ricos continúen inundando los mercados con alimentos baratos subvencionados.

3. La OMC fortalece a las corporaciones del agronegocio que con sus sistema industriales pueden supuestamente “producir más barato” sin tener en cuenta los enormes costos socioambientales existentes ni los dramáticos impactos en la producción local de alimentos y los sistemas alimentarios locales.

4. La OMC elimina la autonomía local y los derechos de los pueblos sobre sus territorios. Fuerza la privatización de todos los recursos naturales (semillas, agua, tierras...). La OMC no se creó por personas y para las personas, sino por corporaciones para las corporaciones.

5. Para la OMC, el conocimiento también es una mercancía. Los conocimientos tradicionales, nutridos por la experiencia de comunidades en todo el mundo, están quedando sujetos a la privatización y la expropiación. Por ejemplo, el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) impide que los campesinos y campesinas puedan guardar sus propias semillas, y que puedan alimentarse y alimentar a sus comunidades.

6. La OMC apoya un sistema industrial de producción, consumo y comercio que prioriza los beneficios económicos por encima del medio ambiente, y que considera a la naturaleza un adversario al que se puede controlar y vencer, en lugar de verla como una aliada con quien construir un mundo mejor para las generaciones futuras.

7. La OMC ha creado desde sus inicios un Acuerdo sobre Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias. El Acuerdo se refiere a la “aplicación de reglamentaciones en materia de inocuidad de los alimentos y control sanitario de los animales y los vegetales”. Estas reglamentaciones son una vez más un mecanismo que favorece una “armonización” que impone topes y que finalmente alinea todas las legislaciones nacionales —sobre todo las más eficaces— de acuerdo al denominador común más bajo, ubicando así al principio de precaución fuera de la ley. De esta manera, muchas normas nacionales pueden ser fácilmente calificadas como “obstáculos al comercio”.

La agenda para diciembre en Buenos Aires. La Semana de Acción Global se iniciará el día jueves 7 de Diciembre con la Marcha de la Resistencia de las Madres de Plaza de Mayo. Luego le seguirán encuentros de redes nacionales, regionales e internacionales los días 8 y 9 de diciembre. El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, en que se efectúa la asunción de los nuevos legisladores y se cumplen dos años del gobierno de Mauricio Macri, se planea la realización de una gran actividad callejera con intervenciones artísticas y culturales, en el marco del comienzo oficial de la Reunión Ministerial de la OMC.

Entre el 11 y el 13 de diciembre tendrá lugar la Cumbre de los Pueblos “Fuera OMC-Construyendo Soberanía”, que funcionará con espacios asamblearios, paneles de debate por ejes temáticos, talleres y actividades auto-gestionadas. Se planifica también una movilización, posiblemente para el día 12 de diciembre.

Las actividades de la Cumbre confluirán en una Asamblea de las Alternativas el día 13 de diciembre, culminando en un gran acto, la lectura de la declaración final de la Cumbre y un llamado a continuar construyendo la resistencia de los pueblos, a denunciar la reunión en 2018 del G20 en Argentina, enmarcado en una profundización brutal del modelo de acumulación capitalista en toda la región.

Acción por la Biodiversidad - http://www.biodiversidadla.org/

sitiobiodla@gmail.com

 

 

Referencias

1. La Vía Campesina llama a la “Semana de Acción Global contra la OMC y los ALC” en el marco XI Conferencia Ministerial en Argentina https://viacampesina.org/es/la-via-campesina-llama-una-semana-accion-global-la-omc-los-alc-marco-xi-conferencia-ministerial-argentina/

2. Derechos Sociales vs. Libre Comercio https://mejorsintlcorg.files.wordpress.com/2017/02/cuadernillo-omc-final.pdf

3. La OMC impulsa en el último momento un paquete de medidas perjudiciales del que los países desarrollados y las multinacionales son los claros vencedores https://viacampesina.org/es/la-omc-impulsa-en-el-ultimo-momento-un-paquete-de-medidas-perjudiciales-del-que-los-paises-desarrollados-y-las-multinacionales-son-los-claros-vencedores/

4. En el camino hacia la 11º conferencia ministerial en Argentina: estado de situación en la OMC http://cepr.net/publicaciones/articulos-de-opinion/en-el-camino-hacia-la-11-conferencia-ministerial-en-argentina-estado-de-situacion-en-la-omc

Notas:

* Existe también un Consejo General con representantes de todos los países miembros, que trabajan bajo el mandato de la Ministerial y se reúnen varias veces al año en la sede de la OMC, en la ciudad de Ginebra (Suiza).

blog comments powered by Disqus