al gallito ciego: el papel central de la industria avícola en la crisis de la gripe aviar

 

GRAIN | Febrero 2006

 

No es la crianza  de aves domésticas o al aire libre la causa de la ola de brotes de gripe aviar que azota a grandes zonas del mundo. La cepa H5N1 del virus de influenza aviar es esencialmente un problema de las prácticas avícolas industriales. Su epicentro se ubica en los criaderos industriales de China y el sudeste asiático y --si bien las aves silvestres pueden transportar la enfermedad, al menos en distancias cortas-- el principal vector es la industria avícola transnacional en gran medida autorregulada, que disemina sus productos y los desechos de sus establecimientos en todo el mundo a través de una multitud de canales. Sin embargo, los pequeños  criadores de aves,  y la biodiversidad de las aves de corral, y la seguridad alimentaria local que sustentan, están siendo gravemente afectados por esta situación. Para colmo de males, los gobiernos y las agencias internacionales, guiados por hipótesis erróneas sobre la forma en que se propaga y amplifica la enfermedad, están adoptando medidas que obligan al encierro de las aves de corral en espacios interiores y apuntan a profundizar la industrialización del sector avícola. En la práctica, esto significa el fin de la crianza de aves en pequeña escala que proporciona alimento y medios de sustento a cientos de millones de personas en todo el mundo. En este documento se presenta una perspectiva diferente y actualizada sobre la historia de la gripe aviar, que contradice las hipótesis dominantes en la actualidad y vuelve a centrar la atención allí donde se debe: en la industria avícola transnacional.

Hombres protegidos con trajes de goma blancos y máscaras de gas persiguiendo pollos en poblados rurales... Pollos que se venden y faenan en mercados de animales vivos... Aves silvestres viajando a través de los cielos... Éstas son las imágenes típicas que presentan los medios de comunicación en su cobertura de la epidemia de gripe aviar. Es raro ver fotografías de la floreciente industria avícola transnacional. No hay imágenes de las granjas industriales atacadas por el virus, tampoco de sus camiones atestados de pollos vivos ni de sus fábricas de raciones que convierten a los “subproductos” de la cría avícola en alimento para pollos.

La selección de imágenes transmite un mensaje claro: la gripe aviar es un problema de las aves silvestres y de las prácticas de crianza doméstica y familiar de aves, no de la industria moderna. De este modo, el dato de información más importante y necesario para comprender los recientes brotes de gripe aviar queda liberado de todo análisis.

La gripe aviar no es en realidad una novedad. Ha coexistido bastante pacíficamente con las aves silvestres, la avicultura a pequeña escala y los mercados de animales vivos durante siglos. Pero la ola de cepas altamente patógenas de la gripe aviar que ha diezmado aves de corral y matado seres humanos en diferentes partes del planeta en los últimos diez años no tiene precedentes --como tampoco lo tiene la industria avícola transnacional actual.

Concentrado de pollo

La transformación que ha sufrido la producción avícola en Asia en las últimas décadas es asombrosa. En los países del sudeste asiático donde se concentran los focos de gripe aviar –Tailandia, Indonesia y Vietnam- la producción se multiplicó por ocho en 30 años, pasando de unas 300.000 toneladas métricas (tm) de carne de pollo en 1971 a 2.440.000 tm en 2001. La producción de pollo de China se triplicó durante la década de 1990 superando las 9 millones de toneladas por año. Prácticamente toda esta nueva producción avícola tuvo lugar en establecimientos industriales concentrados en las afueras de las principales ciudades e integrado a los sistemas de producción transnacional.[1]  Éste es el ambiente ideal para que se desarrolle la gripe aviar altamente patógena --como la cepa H5N1 que amenaza transformarse en una pandemia de gripe humana.[2]

Sin embargo, la inmensa mayoría de los numerosos informes, declaraciones y documentos de estrategia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las agencias gubernamentales competentes, apenas mencionan, si lo hacen, la implicancia de la industria avícola en la crisis de la gripe aviar. Por el contrario, sus  dedos acusadores apuntan en dirección de la producción avícola familiar y en pequeña escala, con llamados a realizar controles más estrictos sobre sus operaciones y a lograr una mayor “reestructuración” en el sector avícola. Las grandes empresas avícolas intentan incluso utilizar la aparición de la gripe aviar como una “oportunidad” para deshacerse de lo que aún queda de la producción avícola en pequeña escala.[3]  "No podemos controlar a las aves migratorias, pero con seguridad podemos esforzarnos en clausurar tantas crianzas domésticas como sea posible", declaró Margaret Say, directora para el sudeste asiático del Consejo de Exportación de Huevos y Aves de Corral de Estados Unidos (USA Poultry and Egg Export Council).

Las reacciones de algunos científicos no son menos escandalosas. Algunos investigadores del Reino Unido buscan crear pollos transgénicos resistentes a la gripe aviar. “Una vez que obtengamos la aprobación reglamentaria, pensamos que no nos llevará más de cuatro o cinco años criar pollos en cantidad suficiente para reemplazar toda la población mundial", declaró Laurence Tiley, Profesor de Virología Molecular de la Universidad de Cambridge.[4]

La crianza doméstica no es un pasatiempo para sus dueños. Es la clave de la seguridad alimentaria y el ingreso agrícola para cientos de millones de pobladores rurales pobres en Asia y otras partes del mundo, y proporciona una tercera parte del consumo de proteínas de la familia rural promedio.[5]  Casi todos los hogares rurales en Asia crían al menos unos pocos pollos que utilizan para obtener carne, huevos e incluso fertilizantes; a menudo se trata del único animal de cría que los agricultores pobres pueden mantener. Las aves son por este motivo un componente críticamente importante de la diversidad de métodos agrícolas que utiliza esta población, de la misma manera en que la diversidad genética de las aves de corral en los pequeños establecimientos es crucial para la supervivencia a largo plazo de la crianza de aves en general.

La FAO lo sabe. Antes de la crisis de la gripe aviar hacía alarde de los beneficios de la producción avícola doméstica  para la población pobre de las zonas rurales y para la biodiversidad, y desarrollaba programas para fomentarla.[6]  Pero hoy, con la cepa H5N1 en las puertas de Europa Occidental, es más común escuchar a la FAO hablar sobre los riesgos de la crianza doméstica  Esto es un error garrafal. Cuando hablamos de la gripe aviar, la crianza de aves en pequeña escala es la solución, no el problema.

La crianza casera es una solución, no el problema

Los pollos domésticos  son el gran problema y la lucha contra la gripe
aviar debe librarse allí, en los patios de los pobres del mundo.

Louise Fresco, Directora General Adjunta de la FAO[7]

El argumento utilizado contra la crianza doméstica generalmente es de este tenor: en la crianza casera, las aves se mueven al aire libre y entran frecuentemente en contacto con aves silvestres portadoras del virus de la gripe aviar y con seres humanos vulnerables a la transmisión. Esta crianza, se dice entonces, actúa como un recipiente mezclador para la constante circulación de la enfermedad. Las crianzas domésticas son además frustrantes para las autoridades porque su propia naturaleza -de pequeña escala, de crianza al aire libre, su dispersión y su carácter informal- hace difícil someterlas a las dos medidas de control más importantes: la eliminación selectiva y la vacunación.

Este argumento es ampliamente aceptado por los gobiernos en todo el mundo, y hoy la mayoría de las leyes que regulan la crianza de aves de corral  y las políticas de control de la gripe aviar buscan mantener la producción avícola separada de las aves silvestres, como puede observarse en la Tabla 1.

Tabla 1: Medidas de control de la gripe aviar en una selección de países, enfocadas a la granja de traspatio

País

Medida

Austria

Prohibición de la crianza de aves al aire libre de octubre a diciembre. Ordenanza que se prorrogó por tiempo indefinido en las inmediaciones de la zona en la que se encontraron cisnes infectados con la cepa H5N1.

Canadá

Prohibición de la crianza de aves al aire libre en la Provincia de Québec.

China

El gobierno de la Provincia de Anhui decreta que todas las aves domésticas deben mantenerse en jaulas. Prohibición absoluta de las aves caseras  en Hong Kong.

Croacia

Prohibición de la crianza de aves al aire libre durante la temporada de migración.

Francia

Prohibición de la crianza  de aves al aire libre, con excepciones.

Alemania

Prohibición de la crianza de aves al aire libre.

Italia

Las aves de campo abierto (15 al 20% del sector avícola) deben estar bajo mallas de alambre.

Holanda

Prohibición de la crianza de aves al aire libre, con excepciones.

Nigeria

Se prohíbe la crianza de aves de traspatio y de pájaros en el Territorio de la Capital Federal, Abuja.

Noruega

Prohibición de la crianza de aves en ocho condados del sur.

Eslovenia

Prohibición de la crianza de aves al aire libre.

Suecia

Prohibición de la crianza de aves al aire libre.

Suiza

Las aves de corral deben mantenerse encerradas bajo techo.

Tailandia

Se establecen restricciones a los patos criados al aire libre. Se prohíben los mercados de aves vivas en Bangkok y los mataderos se trasladan a las afueras de la ciudad. Se obliga a la colectivización de la crianza de pequeñas camadas de aves de corral en las provincias centrales.

Ucrania

Se prohíbe la venta de aves vivas y productos avícolas caseros en los poblados de la Región Autónoma de Crimea. La prohibición no se aplica a la producción avícola industrial

Vietnam

Prohibición de la crianza de aves de corral en pueblos y ciudades.


En general, estas leyes y políticas son absolutamente impracticables para los pequeños productores. En el sudeste asiático, los gobiernos, con el apoyo de la FAO, están alentando a los campesinos a colocar mallas o cierres de bambú en sus criaderos. Pero los costos, cuya estimación oscila entre US$50 y US$70,  no están al alcance de los pequeños productores asiáticos, que muchas veces ganan menos de US$1 por día. En lugares como Tailandia, donde se han aplicado estas medidas, a consecuencia de ello los  pequeños productores se han visto obligados a abandonar inmediatamente la crianza de aves.[8]  Incluso los productores orgánicos de Suiza están dejando la actividad debido a que no están en condiciones de hacerse cargo de los costos que conlleva la crianza en espacios cerrados.[9]  Además, los productores orgánicos que no le permitan libre acceso al aire libre a sus animales, tal como lo exigen las normas de crianza orgánica en todo el mundo, corren el riesgo de perder su certificación de producción orgánica. Las consecuencias de estas medidas ya son una realidad para los productores, incluso aunque la gripe aviar no tenga presencia en su zona --e incluso aunque no exista evidencia de que mantener a las aves encerradas sirva efectivamente en algo para detener el virus.[10]

 

¿Las aves silvestres y las aves de corral no se deben mezclar?

El movimiento de aves migratorias ha sido el causante de la aparición
de brotes simultáneos en distintos países y regiones.

FAO, noviembre de 2005[11]

A pesar de declaraciones como ésta en boca de la FAO o la OMS, existe poca evidencia que pruebe que las aves migratorias transporten y transmitan la cepa H5N1 tan altamente patógena.  Después de analizar cientos de miles de aves silvestres en busca de la enfermedad, los científicos sólo en raras ocasiones han identificado aves vivas que transporten la gripe aviar en una forma altamente patógena.[12]  Según declaraciones de la FAO de noviembre de 2005, "El análisis extensivo de aves migratorias clínicamente normales en países infectados no ha arrojado ningún resultado positivo de presencia de la cepa H5N1 hasta la fecha".[13]  Casi todas las aves silvestres que han dado positivo a la enfermedad estaban muertas, y en la mayoría de los casos, fueron encontradas muertas en lugares cercanos a los focos producidos entre aves domésticas. Incluso en los casos actuales de H5N1 en aves silvestres descubiertos en Europa, los expertos coinciden en que estas aves probablemente contrajeron el virus en la región del Mar Negro, donde el H5N1 está claramente establecido entre las aves de crianza, y que murieron mientras se trasladaban hacia el oeste para escapar de las inusuales condiciones de frío que afectan el área.

Un caso que citan habitualmente quienes sostienen la teoría de las aves silvestres es el brote masivo de H5N1 entre los gansos en el lago Qinghai, en el norte de China. Rápidamente se construyó una teoría sobre cómo el virus fue luego llevado hacia occidente hasta Kazakhistán, Rusia e incluso Turquía por las aves migratorias. Pero los conservacionistas de aves, y muy particularmente la organización BirdLife International, han señalado que el lago Qinghai está rodeado por muchos establecimientos avícolas. También, destacaron que existe una granja de peces en el área, construida con ayuda de la FAO, y que en China las heces de los pollos se usan comúnmente como alimento y fertilizante en las granjas integradas de peces.[14]  Por otra parte, existen muchos trenes y carreteras que conectan el área del lago Qinghai con zonas donde ha habido brotes de gripe aviar, como Lanzhou, origen del foco de infección con la cepa H5N1 en aves de crianza en el Tibet, ubicada a una distancia de unas 1.500 millas.[15]  Sin embargo, ninguno de estas explicaciones alternativas concitó mucho la atención de la FAO ni de otras autoridades internacionales importantes.

La principal debilidad de la teoría de las aves migratorias es que la propagación geográfica de la enfermedad no sigue las rutas ni las estaciones de migración de las aves. "No existe ninguna especie que migre desde Qinghai en China hacia el oeste a Europa Oriental", dice el Dr. Richard Thomas, vocero de BirdLife.  “Cuando se representa en un mapa, el patrón de los focos sigue las rutas de las principales carreteras y vías férreas, no las rutas de vuelo de las aves migratorias. Y la ausencia de brotes en África, el Sur y el Sureste de Asia y Australasia este otoño resultaría difícil de explicar, si las aves silvestres fueran efectivamente las principales portadoras del virus”.[16]  Si son éstas aves las que transmiten la enfermedad, ¿por qué la gripe aviar no ha golpeado en las Filipinas o Birmania, y cuál es la razón de que se haya limitado a unas pocos establecimientos industriales en Laos, cuando los tres países están rodeados por países infectados con gripe aviar? Incluso si las aves migratorias pueden efectivamente transportar la enfermedad, como sugieren los casos recientes de Europa, existen vectores de transmisión mucho más importantes que deberían ser centro de atención. Simplemente no existe una buena razón para encerrar a los pollitos y obligar a realizar la crianza avícola en interiores.

Las gallinas domésticas: ¿vectores o víctimas?

Los conservacionistas de aves nos han ayudado a comprender porqué las aves silvestres son víctimas y no vectores de la influenza aviar altamente patógena.[17]  Las cepas altamente patógenas de la gripe aviar se desarrollan en las aves de crianza, más probablemente en aquéllas expuestas a cepas menos agresivas que viven naturalmente en las poblaciones de aves silvestres. Dentro de las operaciones avícolas que se realizan en condiciones de gran concentración, los virus de formas menos patógenas evolucionan rápidamente hacia formas más patógenas y de fácil transmisión, capaces de saltar de una especie a otra y volver a propagarse nuevamente entre las aves silvestres que no tienen defensas contra la nueva cepa. En este sentido, la cepa H5N1 es un virus de las aves de corral que mata a las aves silvestres y no viceversa.[18]

Lo mismo se puede decir de la producción avícola en pequeña escala. La gripe aviar no evoluciona hacia formas altamente patógenas en las crianzas domésticas, donde la baja densidad y la diversidad genética mantienen la carga viral en niveles bajos. Las aves domésticas  son víctimas de cepas de gripe aviar que tienen otro origen.

Cuando las crianzas domésticas están separadas de la fuente de la gripe aviar altamente patógena, el virus parece morir o evolucionar hacia una forma menos patógena.

La FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) informan que existe evidencia de que la cepa H5N1 se está adaptando a las gallinas de los poblados, de la misma forma en que se adaptó a los patos domésticos, y que existen ”pruebas crecientes de que la supervivencia del virus en establecimientos pequeños y aves domésticas  depende de la reposición”.[19]  Es en las operaciones industriales confinadas y  con aves hacinadas  donde la gripe aviar, como otras enfermedades, evoluciona rápidamente y se amplifica (ver Cuadro 1).

Cuadro 1: Lecciones de la enfermedad de Newcastle

Extrañamente, en la discusión sobre la gripe aviar existe muy poca referencia a las experiencias paralelas respecto de otras enfermedades. La enfermedad de Newcastle, por ejemplo, se ha convertido en  una enfermedad endémica en la mayor parte de las zonas avícolas y la vacunación contra ella es actualmente rutinaria para los avicultores en todo el mundo.

Como la gripe aviar, la enfermedad de Newcastle aparece en formas leves y en formas altamente patógenas. En su forma endémica, no se trata de un gran problema. Típicamente mata unos pocos pollitos de una camada infectada y sólo ocasionalmente resulta en un gran número de aves muertas cuando éstas son susceptibles.

El virus se convierte en un problema de primer orden cuando entra en los criaderos industriales. Según los investigadores Aldeas y Spradbrow “en las grandes unidades avícolas comerciales, el virus ingresa a la camada a través de una fractura de la seguridad biológica [en la ración, las personas, los huevos, los vehículos], mediante la introducción de aves infectadas en granjas con población multietaria, o por vía aérea desde una propiedad contigua. Una vez que se infectan unas pocas aves, se disemina en la camada fundamentalmente por vía aérea. Grandes camadas producirán copiosas cantidades de virus en el aire, que debido al movimiento del aire, se pueden propagar entre otras camadas".[20]

Es dentro de este contexto que la enfermedad puede mutar hacia una forma altamente patógena y diezmar camadas enteras. En Australia, por ejemplo, un brote ocurrido en 1998 mató 10.000 pollos y determinó que otros 100.000 fueran sacrificados. El brote tomó a las autoridades por sorpresa, ya que los controles de cuarentena estrictos aparentemente habían mantenido al país libre de cepas altamente patógenas durante 60 años.

“Supusimos que el virus provenía del exterior”, declaró Jeff Fairbrother, director ejecutivo de la Federación Australiana de Carne de Pollo. Sin embargo, investigaciones posteriores realizadas por virólogos demostraron que el brote se produjo cuando una cepa endémica del virus ingresó a una granja industrial y mutó transformándose en cepa virulenta.[21]

La respuesta de las autoridades australianas no fue salir a perseguir a las aves domésticas ni a las aves silvestres que potencialmente pudieran ser portadoras de la enfermedad, ni aceptaron simplemente las aseveraciones de la industria sobre la “bioseguridad” de sus operaciones. Impusieron la vacunación obligatoria en las granjas con más de 500 aves. ¿Y qué pasó con las aves domésticas? ¿Se las sometió a vacunación obligatoria? Según el folleto informativo del gobierno sobre el brote de la enfermedad: “No. Una forma muy leve del virus de la enfermedad de Newcastle está presente en todos los estados. Siempre que la cepa no mute a una forma virulenta, no representa ningún riesgo para las aves. Los brotes que tuvimos en tierra firme durante 1998 y 2002 fueron causados por una mutación de la cepa endémica (conocida como virus V4) a una forma virulenta del virus. Toda la evidencia disponible indica que para que ocurra esta mutación, se necesita la existencia de un gran número de aves en una superficie reducida, condiciones éstas que permiten "generar" el proceso de mutación del virus. En términos simples, un número pequeño de aves no puede generar suficiente cantidad de virus para que se produzca el proceso de mutación".[22]


Son los vínculos entre la producción doméstica y el sistema de producción avícola industrial –en ambas direcciones—los que representan un gran problema. Las crianzas domésticas pueden actuar como reservorios, al decir de la FAO, albergando la gripe aviar fuera del alcance de las autoridades hasta que eventualmente ésta encuentre su camino hacia las operaciones avícolas intensivas en las que la enfermedad se amplifica y potencialmente evoluciona hacia formas más altamente patógenas que pueden eventualmente transmitirse entre humanos.[23]  Las crianzas domésticas suelen estar además íntimamente vinculadas con el sistema industrial, a través de los mercados, los insumos (como en el caso de los pollitos de pocos días y las raciones) e incluso los servicios veterinarios. La posibilidad de que la gripe aviar altamente patógena pase del sistema industrial a las crianzas en pequeña escala o viceversa siempre está presente.

¿Por qué es Laos una excepción?

La razón principal por la que Laos no ha sufrido brotes generalizados de gripe aviar como sus vecinos es que casi no hay contacto entre sus criaderos avícolas de pequeña escala, que producen casi toda la provisión doméstica de aves de corral, y las granjas industriales, que se integran con las compañías avícolas extranjeras. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos:

La industria avícola en Laos se compone predominantemente de pequeños productores, que crían pollos de razas locales al aire libre, al lado de sus viviendas, para obtener carne y huevos. Esta cría se destina fundamentalmente al consumo familiar o a la venta local como forma de obtener un ingreso... Un poblado promedio tiene alrededor de 350 gallinas, patos, pavos y codornices criados en camadas pequeñas entremezcladas entre las casas del poblado, que tiene aproximadamente unas 78 familias; las mujeres son, en general, las que están a cargo de esta actividad. También se crían patos, pavos y codornices, y una cantidad insignificantes de gansos dispersos en todo el país. Las pocas granjas industriales del país (menos de 100 en total, 89 de ellas localizadas cerca de Vientiane) abastecen a las áreas metropolitanas próximas... La bioseguridad y la utilización de tecnología son mínimas, con poca atención veterinaria disponible tanto a nivel privado como público.[24]

En otras palabras, en Laos abundan los pollos y gallinas criados al aire libre, que se mezclan con patos, codornices, pavos y aves silvestres. Predominan las gallinas nativas que representan más del 90% de la producción total de aves de corral del país. Si la crianza al aire libre y las aves migratorias son las responsables de la propagación de la gripe aviar, sería de esperar que esta enfermedad campeara en todo el país. Esto no ha sucedido. En realidad, las crianzas domésticas laosianas apenas han sido afectadas.

Según el mismo informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA):

Se confirmaron en total 45 focos, de los cuales 42 fueron en establecimientos comerciales (granjas de engorde y de ponedoras), 38 de éstos en Vientiane, la capital y principal ciudad de Laos. Se descubrieron otros cinco focos en la provincia de Savannakhet (en una granja de ponedoras y en camadas de pequeños productores) y otros dos en la provincia de Champasak (en granjas de ponedoras). Los pequeños productores que descubrieron gripe aviar en sus pollos estaban ubicados en las proximidades de establecimientos comerciales afectados por la enfermedad.

Laos terminó efectivamente con la enfermedad cerrando su frontera a las aves de corral de Tailandia y eliminando pollos selectivamente en las granjas comerciales. Estaban menos preocupados de que la enfermedad se propagara fuera de las granjas afectadas debido a que en Laos, al contrario de lo que sucede en Tailandia o Vietnam, las grandes compañías no abastecen a los pequeños productores con pollitos o ración y, fuera de la capital, las aves de corral se producen y se consumen localmente. La producción avícola está además más dispersa y es menos densa, menos integrada y menos homogénea – todos elementos que evitan que la gripe aviar se propague y evolucione hacia formas más patógenas.

La experiencia de Laos sugiere que la clave para proteger a las aves domésticas y a los seres humanos de la gripe aviar es protegerlos de las aves y los productos avícolas provenientes de los establecimientos industriales. Esto es relativamente fácil de hacer en un país como Laos donde hay pocas granjas industriales, poco uso de insumos externos y sistemas alimentarios esencialmente locales. Es mucho más difícil desvincular el sistema industrial del sistema avícola de pequeña escala en Tailandia, Indonesia o China, donde éstos están tan íntimamente conectados por la geografía, los mercados y la producción. En estos países, la "reestructuración" de la producción avícola hacia formas que apoyen las operaciones de pequeña escala requiere dar un giro de 180 grados en dirección opuesta a la  crianza industrial intensiva e integrada y a la producción globalizada. No es esto, sin embargo, lo que tienen en mente la FAO y los gobiernos cuando hablan de "reestructuración". 

La "reestructuración" de la producción avícola

Detrás del ataque a la crianza doméstica de aves se esconde un plan más siniestro. La primera página de la Estrategia Global  para el Control Progresivo de la Gripe Aviar  de la FAO y la OIE dice: 

También se está haciendo cada vez más evidente que es posible encontrar muchos reservorios de la infección en el mundo en desarrollo, particularmente entre los segmentos de avicultores de menores ingresos; es decir entre la población rural pobre. Esto plantea serios riesgos al sector pecuario, que en muchos países en desarrollo enfrenta una demanda en rápida expansión de proteína animal en la dieta, a raíz de la creciente urbanización, el aumento de los ingresos disponibles, y la sustitución de los almidones por las proteínas como base de la alimentación. Existen oportunidades sustanciales para el crecimiento económico, particularmente en las áreas rurales, a ser impulsados por este proceso ampliamente conocido como la 'Revolución Pecuaria'.

¿Qué pasó con el apoyo que durante mucho tiempo dio la FAO a la crianza diversificada en el sector avícola? Repentinamente la agencia está preocupada por proteger la industrialización de la producción avícola (es decir, la "Revolución Pecuaria") de los riesgos de la crianza de aves en pequeña escala. Incluso ha comenzado a hablar abiertamente sobre una industria avícola reestructurada en Asia que se caracterizará por:

•    mercados más concentrados, con  productores más grandes y menos numerosos

•    zonas de producción avícola donde se pueda concentrar la infraestructura

•    compartimientos para los países exportadores, dispuestos de manera tal que un foco de menor importancia en un compartimiento difícilmente afecte la exportación

•    el desplazamiento de los mercados de animales vivos a la periferia de las ciudades, con menos comerciantes con licencia, mataderos centralizados y un gran número de puntos de venta al público en los supermercados en las ciudades

•    menor cantidad de productores pequeños

•    la exigencia de cercar y mantener en interiores a todas las aves de corral[25]

Esto significaría la muerte de las pequeñas producciones avícolas de Asia. Sólo en Vietnam, la FAO admite que la puesta en práctica de las "zonas de producción" daría lugar potencialmente a la pérdida de ingresos para un millón de pequeños productores comerciales.[26]  Lamentablemente, la mayoría de los gobiernos parecen estar más que ansiosos de acoger una reestructuración de este tipo.

Las declaraciones previas de la FAO apuntaban en una dirección diferente. "Los principales beneficiarios del crecimiento rápido de la demanda [de carne en Asia] son los productores y procesadores urbanos en gran escala con inversión intensiva de capital, y los consumidores urbanos de clase media y alta. La mayoría abrumadora de los pobres no se beneficia" en palabras de Hans Wagner, un alto funcionario de Salud Animal y Producción de la Oficina de Asia y el Pacífico de la FAO.[27]  Parecería que ahora los pobres del Asia ya no importan más.

Cuadro 2: Gripe aviar y biodiversidad de las aves de corral

Como la "Revolución Verde", la llamada "Revolución Pecuaria" que ha azotado al Asia en las últimas décadas ha generado una rápida erosión genética. Los sistemas de producción locales fueron desplazados por los sistemas integrados que dependen de una sola fuente de reproductores, y se alentó a lo campesinos  a que dejaran las razas locales sustituyéndolas por las razas de alto rendimiento que a menudo no se adecuan a las condiciones locales. Como consecuencia, muchos pequeños productores dependen actualmente de un número muy limitado de razas modernas desarrolladas para las granjas pecuarias industriales.

"Muchos países en desarrollo todavía consideran que las razas de los países industrializados son más productivas, aunque tienen dificultades para hacerle frente al medioambiente a menudo hostil", dice Irene Hoffmann, jefa del Servicio de Producción Animal de la FAO. "Desarrollar los recursos genéticos animales en las granjas en su medioambiente de producción es el enfoque más eficaz para mantener la diversidad genética...[y proporcionar] seguridad contra amenazas futuras tales como el hambre, la sequía y las epidemias".[28]

Las razas locales, por otra parte, son más fáciles y más baratas de cuidar, ya que están adaptadas al medioambiente y pueden buscar su propio alimento. Además logran, en general, precios más altos entre los consumidores, que están dispuestos a pagar más por su mejor sabor y mejores atributos físicos.[29]

Los productores y distintas agencias y organizaciones, entre ellas la FAO, están tomando medidas para revertir la pérdida de diversidad avícola. Este año, se supone que la FAO hará público su largamente esperado Informe sobre el Estado de los Recursos Genéticos Animales del Mundo, en el cual la FAO reiterará su compromiso de apoyar la diversidad genética en el campo,  y el conocimiento y las prácticas agrícolas tradicionales que la mantienen y desarrollan.[30]

En toda la conmoción generada por la gripe aviar, sin embargo, la agencia ha guardado silencio sobre la diversidad genética. No ha habido ninguna declaración sobre cómo la uniformidad genética contribuye al problema, y ni una palabra sobre cómo podrían las gallinas locales resistir la enfermedad, aunque hay informes de la Organización Mundial de Salud Animal sobre gallinas nativas que han sobrevivido al virus H5N1.[31]  Aparentemente, tampoco se ha pensado nada acerca de cómo el sacrificio masivo podría destruir la diversidad local de las aves de corral.

Joseph Domenech, Jefe Veterinario de la FAO, dice que se debe hacer todo lo posible para proteger la diversidad local de las aves de corral, especialmente en Asia, el centro de origen de la gallina doméstica. Sin embargo, cuando se le preguntó acerca de la aplicación de programas de sacrificio masivo que promueve la FAO entre los gobiernos durante los brotes de gripe aviar, admitió que la eliminación es "indiscriminada" y que la FAO no está haciendo nada para cambiar esa situación.[32]

 

Fábricas de enfermedades 

Los pollos criados al aire libre son más sanos porque pueden deambular por ahí. Les presto atención y sé cuándo se enferman. En la granja industrial, nadie presta atención y es difícil darse cuenta cuando algún animal se enferma. 

Sra. Thanh, campesina de la provincia de Bac Ninh, Vietnam [33]

En septiembre de 2004, las autoridades camboyanas informaron de otro foco de gripe aviar en una de las pocas granjas industriales de engorde del país. Esta vez, las autoridades identificaron la fuente del brote: pollitos suministrados a la granja por Charoen Pokphand (CP), la compañía tailandesa que es el mayor productor de aves de corral y ración para aves en Asia. Los focos de gripe aviar en Camboya se han limitado generalmente al sector comercial del país, y todas las granjas industriales de Camboya están vinculadas a CP de una forma u otra, ya sea a través de contratos o a través de la compra de insumos como pollitos y raciones que CP importa de Tailandia.[34]

CP negó las acusaciones camboyanas, pero en Laos los brotes de gripe aviar también se limitaron a las granjas avícolas que importaban raciones y pollitos de Tailandia. Tal parece ser además el caso en Birmania, donde hubo informes de un foco en una granja industrial a la que CP suministraba pollitos.[35]

De hecho, CP está presente en casi todos los lugares donde se han registrado brotes de gripe aviar. En Tailandia, la sede del imperio de CP y el país en donde primero introdujo sus sistemas de producción verticalmente integrados, la empresa tiene contratada la producción de cerca de 10.000 criadores, controlando toda la cadena de producción, desde las raciones hasta las ventas al por menor de aves de corral. También es el proveedor más grande de pollitos de engorde en China, con un criadero en la provincia de Lanzhou -infectada de gripe aviar y que produce nueve millones de pollitos al año.[36]  En Indonesia, CP controla la industria de raciones y es el proveedor principal de pollitos para las granjas de engorde y de ponedoras.[37]  CP también controla la mitad del sector avícola industrial de Vietnam, donde en febrero de 2004 se movilizó al ejército para sacrificar a 117.000 aves infectadas con gripe aviar en una de las granjas de CP en la provincia de Ha Tay. CP es grande incluso en Turquía, el centro más reciente de los brotes de gripe aviar, donde su filial controla alrededor del 12% de la producción avícola del país.[38]

Con esto no queremos decir que CP sea el único responsable de la actual crisis de la gripe aviar. Aunque la compañía es uno de los principales sospechosos, el problema es más profundo que CP --es sistémico. El comercio internacional de aves de corral está esencialmente fuera de control. Veamos los números de pollos vivos comercializados en algunos de los países de Europa Oriental que recientemente fueran víctimas de brotes de gripe aviar en la Tabla 2. Solamente en Ucrania, se importaron casi 12 millones de pollos vivos en 2004. Los números reales son casi con seguridad todavía más altos, en función del comercio clandestino de aves de corral que se sabe bien existe en la región.[39]  La empresa Hastavuk Company en Turquía opera el segundo criadero más grande de Europa, con una capacidad de producción que supera los 100 millones de huevos para incubación al año, una porción sustancial de los cuales se exporta a Europa Oriental y al Medio Oriente. Es bien sabido que los huevos para incubación propagan la gripe aviar.[40]  Sin embargo, a pesar de los riesgos evidentes, prácticamente no hay ninguna reglamentación ni supervisión del comercio de huevos y aves de corral en la región. 

 

Tabla 2: Exportaciones e importaciones de pollos vivos (2004)

País

Exportaciones

Importaciones

Rumania

260.000

16.178.000

Rusia

1.351.000

11.724.000

Turquía

4.155.000

1.821.000

Ucrania

1.802.000

11.827.000

Fuente: Estadísticas de FAO, FAO, Roma, 2005.


El comercio avícola dentro de cada país refleja el mismo patrón. Los medios de comunicación se apresuraron a señalar acusadoramente a  las aves migratorias cuando surgieron informes de brotes de gripe aviar en un remoto poblado rural en el este de Turquía. Pero posteriormente, cuando los pobladores locales comenzaron a contar su versión de la historia, quedó en evidencia que existe una granja industrial gigantesca en las inmediaciones, que envía regularmente camiones al pueblo para vender las aves viejas a precios rebajados. Uno de esos camiones llegó un par de semanas antes de que se descubriera el foco.[41]  La FAO reconoce que el comercio de aves de corral propagó el H5N1 dentro de Turquía, identificando incluso específicamente la práctica común de las granjas avícolas industriales de enviar camiones enormes de aves de bajo valor a los campesinos pobres.[42]

El comercio mundial de raciones para aves de corral, otro factor en todo este desastre, es dominado por las mismas empresas. Uno de los ingredientes corrientes de la ración industrial para pollos, y de la mayoría de las raciones industriales para animales, es la “cama de pollo” o gallinaza. Este término no es más que un eufemismo para todo aquello que se encuentra en el piso de las granjas industriales: materia fecal, plumas, lecho, etc.[43]  La carne de pollo, etiquetada como "harina de subproductos animales”, también entra como ingrediente de la ración industrial para pollos.[44]  La OMS afirma que la gripe aviar puede sobrevivir en las heces de aves hasta 35 días, y en una actualización reciente de su hoja informativa sobre la gripe aviar, menciona la ración como un posible medio para la propagación de la gripe aviar entre las granjas.[45]  Las autoridades rusas señalaron que sospechaban principalmente  de las raciones como una de las fuentes de un brote de H5N1 en una inmensa granja industrial en la provincia de Kurgan, donde se sacrificaron 460.000 aves.[46]  No obstante, a nivel mundial no se está haciendo nada para endurecer las reglamentaciones ni la supervisión de la industria de raciones animales. Por el contrario, suele parecer que es la industria la que lleva la batuta y no los gobiernos.

Cuadro 4: sobre pandemias y patentes

El virus H5N1 fue detectado e identificado por primera vez cuando cobró sus primeras víctimas humanas en Hong-Kong en 1997. Algunos años más tarde, en 2003, se informó de muertes similares en Vietnam y luego en Tailandia. Al año siguiente el virus mató a personas en lugares más lejanos, en Indonesia, China y Camboya. Hasta mediados de 2005, la gripe aviar era comúnmente considerada un problema 'asiático'. Fue entonces cuando la Organización Mundial de la Salud tomó la enorme decisión política de decirle al mundo que estamos al borde de una pandemia humana mundial que podría matar a 150 millones de personas. Tal como se pretendía, el efecto fue dramático.

La gripe aviar es esencialmente una enfermedad de las aves de corral. La OMS registra menos de 200 casos humanos confirmados de H5N1 y menos de 100 muertes, la mayoría de ellas a través del contacto con pollos infectados. La gran preocupación es que el H5N1 mute a una sepa capaz de transmitirse fácilmente de un ser humano a otro. Después de todo, los virus de la gripe se replican como locos, pero muy desordenadamente, generando mutaciones constantes. En caso que esto suceda, las consecuencias podrían ser inmediatas y graves, porque los seres humanos no tienen anticuerpos contra el H5N1.

La declaración de la OMS desató, por primera vez, la preocupación por la gripe aviar en Occidente. En menos de lo que canta un gallo, la atención se centró en Roche, la gigantesca empresa suiza de medicamentos. Roche tiene la licencia exclusiva para producir Tamiflu (el nombre comercial del oseltamivir), un antivirus que se cree surte cierto efecto limitante de la propagación de la gripe aviar en los seres humanos. Fue desarrollado y patentado por Gilead Sciences, una compañía farmacéutica de Estados Unidos que le cedió a Roche el derecho exclusivo de fabricación de la píldora. Con toda la atención de los medios de comunicación corporativos, Tamiflu -- y Roche -- se convirtieron repentinamente en la respuesta a la potencial pandemia.

Pero no es para nada seguro que el Tamiflu sea una ayuda en caso de producirse un brote pandémico humano. La eficacia del Tamiflu es muy discutida, y por otra parte tiene efectos secundarios importantes. Sí, es cierto, reduce los síntomas de la gripe, pero tomado en  dosis bajas podría en realidad exacerbar la propagación de la enfermedad al conducir a la rápida aparición de cepas resistentes y/o porque al sentirse mejor, los enfermos no tomen las debidas precauciones y transmitan la infección a otras personas. El riesgo de una baja dosificación es muy real. Una razón es que hay escasez mundial de Tamiflu. La versión que produce Roche está hecha con el ácido eschicímico extraído de las vainas de anís estrellado de la China, cuyas mejores calidades se encuentran solamente en cuatro provincias del sudoeste de China. (Roche compra el 90% de su producción total). Y Roche se ha mostrado reticente a sub-licenciar los derechos para producir el medicamento. La otra razón es que Roche recomienda el uso profiláctico del Tamiflu para la gripe humana, aunque no es eficaz. Varias personas que tomaban Tamiflu en Vietnam han muerto de H5N1 porque la droga sólo es efectiva si se la toma dentro de las 18 horas posteriores a la infección.

Lucrando con la  miseria

El Tamiflu, sin embargo, ha sido una gran fuente de riqueza para sus dueños. La patente es propiedad de Gilead mientras que Roche tiene la licencia única. Las ventas del Tamiflu de Roche  --un medicamento que apenas se vendía antes del anuncio de la OMS – subieron un 400% en 2005, mientras que las ganancias de Gilead por derechos de patente se incrementaron en 166%. En Estados Unidos, la industria farmacéutica está íntimamente conectada con las más altas esferas del gobierno. En noviembre de 2005, Bush anunció un conjunto de medidas internas para luchar contra la posible pandemia, entre ellas un sobre con US$ 1.400 millones para comprar Tamiflu. Éste fue un regalo, no solamente para Roche y Gilead, sino también para personas como el Secretario de Defensa de Estados Unidos Donald Rumsfeld, miembro del directorio y ex presidente de Gilead. Rumsfeld posee actualmente entre US$ 5 millones y US$ 25 millones en acciones de Gilead, que lo convierten posiblemente en el mayor accionista. Otras personas que ganan con esta política son los miembros del directorio de Gilead George Schultz, ex Secretario de Estado de Estados Unidos y asesor de campaña de Bush, Etienne Davignon, vicepresidente de Suez-Tractebel y presidente honorario de Bilderberg, y John W. Madigan que entre otras cosas integra la Junta de Empresas de Defensa, un consejo empresarial que asesora al Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Más allá de las inevitables teorías conspirativas, la mayor polémica la generó el manejo que hizo Roche del tema de la licencia. Ha habido una gran presión para que se le permita a los países pobres producir o comprar la forma genérica del oseltamivir: unos 150 fabricantes de genéricos y gobiernos han solicitado una sub-licencia. Roche, atrapada entre la espada (malas relaciones públicas) y la pared (sus propios accionistas) se mantuvo reacia, a pesar de la presión de Gilead, de los gobiernos, e incluso de Kofi Annan que salió de su encierro para anunciar que no deseaba una repetición de la crisis de los medicamentos para el SIDA. Finalmente, Roche decidió ablandarse selectivamente y conceder algunas sub-licencias limitadas, pero el daño ya estaba hecho. Una vez más, quedó al descubierto el conflicto entre los intereses comerciales exclusivos al servicio de los cuales funcionan las patentes, y el interés social mayor de la salud pública, al servicio del cual se supone que deben estar los gobiernos.

 

"Confíen en nosotros": los encubrimientos de la industria y los gobiernos

En Indonesia, con la gripe aviar campeando en todo el país y matando gente, a fines de 2005 el Ministro de Agricultura dijo a los medios que las 11 granjas avícolas más grandes estaban utilizando algunas leyes para bloquear las inspecciones de sus operaciones. CP, por supuesto, rechazó la acusación. "Mientras sigan nuestros procedimientos, siempre son bienvenidos", dijo Sudirto Lim, portavoz de CP Indonesia.[47]  Los pequeños productores ciertamente no disponen del privilegio de dictar los procedimientos de inspección -- las autoridades simplemente irrumpen en sus hogares y toman sus pollos, sean bienvenidas o no. 

En Tailandia, la industria y el gobierno sabían de los brotes de gripe aviar varios meses antes de que la presión pública finalmente forzara al gobierno a admitir su existencia en enero de 2005. La industria utilizó ese tiempo para limpiar su inventario y cuidar sus ganancias. Los trabajadores avícolas de la planta avícola de Centaco, cerca de Bangkok, dijeron a los investigadores Chanida Chanyapate e Isabelle Delforge que en los meses previos al reconocimiento oficial del brote por parte del gobierno, les pidieron que trabajaran muchas más horas extras que lo habitual. "Antes de noviembre, procesábamos cerca de 90.000 pollos al día. Pero a partir de noviembre hasta el 23 de enero tuvimos que matar cerca de 130.000 pollos por día". Vieron llegar al establecimiento muchos pollos enfermos y se les ordenó procesarlos, incluso aunque ya estuvieran muertos por la enfermedad. "No sabíamos cuál era la enfermedad, pero nos dimos cuenta que la gerencia estaba apurada por procesar los pollos antes de recibir cualquier inspección veterinaria".[48]

En Ucrania, entretanto, aconsejado por las grandes compañías avícolas, el gobierno se rehusó a ejecutar los programas obligatorios de vacunación o cuarentena en la región de Crimea, donde los brotes de gripe aviar campeaban desde septiembre de 2005, por miedo a la potencial pérdida de exportaciones a la Unión Europea. Inicialmente el gobierno no hizo caso de los informes de los pobladores locales que se quejaban de misteriosas muertes de las aves de corral en septiembre de 2005, y posteriormente, cuando finalmente actuó, pretendió tranquilizar al público asegurando que estos focos de gripe aviar solamente habían surgido en crianzas domésticas, y que los pollos de las granjas industriales eran absolutamente seguros y estaban a salvo. Inmediatamente después, se conocieron las noticias de tres focos en granjas industriales en Crimea.[49]

La industria avícola pregona la "bioseguridad" de sus operaciones. Su estribillo es que es fácil mantener sus sistemas integrados aislados de la gripe aviar. Pero una y otra vez, la gripe aviar consigue entrar y provocar brotes masivos en las granjas industriales: Australia (1976, 1985, 1992, 1994, 1997), EE.UU. (1983, 2002, 2004), Gran Bretaña (1991), México (1993-1995), Hong-Kong (1997), Italia (1999), Chile (2002), Holanda (2003) y Canadá (2004), por citar sólo algunos ejemplos aparte de la actual crisis reciente de la gripe aviar. 

En 2004, en Japón aparecieron una serie de brotes en varias granjas avícolas ultra-modernas. Una de ellas, de las más grandes del país, no notificó a las autoridades cuando sus pollos comenzaron a morir en grandes cantidades. Entretanto envió una carga de 15.000 aves a un matadero antes de lo planeado. El gobierno sólo descubrió el brote a través de una denuncia anónima.[50]  Lo mismo ocurrió en Ucrania, donde una de las granjas industriales golpeadas por la gripe aviar en Crimea  demoró una semana en avisarle a las autoridades, sin tomar ninguna medida de seguridad en el interín.[51]  Y más recientemente en la India, las autoridades locales dicen que el virus H5N1 apareció y se propagó originalmente desde una granja industrial perteneciente a la compañía avícola más grande del país. El gobierno del distrito fustigó a los Criaderos Venkateshwara con un aviso emitido en el marco de la Ley Policial de Bombay por "causar molestia pública y amenazar la salud", pero la empresa sigue afirmando que sus locales son bioseguros  y niega su implicancia en la propagación de la enfermedad.[52]

Cuadro 3: Cuando la gripe aviar golpea en África...

Cuando se confirmó un brote de H5N1 en Nigeria en febrero de 2006, la FAO y buena parte de la comunidad científica internacional acusaron una vez más a las aves migratorias, aunque la granja industrial infectada no estaba cerca de humedales migratorios y no había evidencia de infección o muertes entre las aves silvestres de la zona.[53]  “Si no son las aves silvestres, sería difícil de entender", declaró Joseph Domenech de la FAO.[54]

Las autoridades nigerianas, sin embargo, señalaron inmediatamente como responsable al sector avícola, uno de los más grandes y más industrializados del África sub-Sahariana. ¿Y por qué no? Existe un precedente. En 2003, cuando los brotes de gripe aviar asolaban Holanda, una granja avícola nigeriana importó casi 30.000 huevos incubados de uno de los establecimientos holandeses infectados. Afortunadamente, las autoridades holandesas notificaron a sus contrapartes nigerianas del cargamento, a tiempo para que tomaran medidas para "evitar que la enfermedad se propagara a otras granjas". La granja industrial nigeriana, en tanto, primero admitió la importación, luego la negó y finalmente afirmó haber destruido todos los huevos.[55]

Ahora, el brote de gripe aviar surgió nuevamente en una única granja industrial con más de 40.000 aves. La granja es propiedad del Ministro de Deportes del país y, como un experto avícola nigeriano le dijo a GRAIN, "esta gente a menudo hace las cosas 'a su manera' sin prestar suficiente o ninguna atención a las reglas". Resultó que la granja en cuestión no utilizaba huevos incubados registrados, lo que significa que los huevos incubados, que no están sujetos a la prohibición de importación que se impuso a las aves de corral, probablemente fueran importados, y bien pueden haber venido de un país infectado con gripe aviar como Turquía, uno de los principales exportadores de huevos incubados.[56]

La enfermedad se propagó luego a otras granjas industriales, mientras una asociación de  productores avícolas locales afirmaba que más de 150.000 aves habían muerto en 30 granjas avícolas de propiedad de sus miembros en la zona.[57]  Un productor avícola afectado declaró a la BBC que las granjas industriales están inundando rápidamente el mercado con sus pollos enfermos para evadir futuras cuarentenas y obtener ganancias rápidas. "Aquí, los granjeros han estado matando a las aves enfermas. Las aves muertas se envían al mercado para venderse como carne. Es un peligro para la salud", fueron las palabras del avicultor Auwalu Haruna.[58]

 

A enfrentar la gravedad de la gripe aviar

Incluso antes del advenimiento de la actual crisis de la gripe aviar, la crianza industrial de aves de corral ya era un desastre desde el punto de vista ambiental y socioeconómico. En los últimos años, la industria ha podido crecer en países en desarrollo solamente gracias a la externalización de sus costos y el ejercicio de su poder monopólico para explotar a trabajadores y productores contratados -- la población local tiene que cargar con los costos, mientras que las ganancias se van a otra parte, ya que gran parte de la producción se exporta a países más ricos. 

Ahora, con los brotes de H5N1, la gente está muriendo a causa de esta industria, y el problema no desaparecerá mientras la crianza industrial continúe expandiéndose y operando sin rendirle cuentas a nadie. La gripe aviar es otro de los escándalos que han caracterizado una y otra vez a otros sectores de la industria transnacional de los alimentos, desde la enfermedad de la vaca loca al maíz transgénico Star Link. Es simplemente vergonzoso que la industria avícola esté intentando transformarlo en una nueva oportunidad de crecimiento a costa de los pequeños productores.

La FAO, de otra parte, que sabe perfectamente bien lo importante que es la avicultura para los pobres del campo, es cómplice de esta estrategia de la industria. Ha hecho muy poco para proteger a la avicultura en pequeña escala de acusaciones infundadas. Peor aún, ha echado mano de evidencias débiles para promover la idea de que las crianzas domésticas son parte del problema. La mayoría de los gobiernos del Sur y del Norte, que a menudo tienen fuertes conexiones con la poderosa industria avícola y que han sido cooptados por la ortodoxia neoliberal, de buena gana han avalado esa estrategia.

No se trata de un tema menor. El H5N1 es una realidad, al igual que los riesgos de una pandemia humana. Sin embargo, si aceptamos la teoría de las aves silvestres y  las aves domésticas, y no prestamos atención al papel de la industria avícola transnacional, estamos abriendo de par en par la puerta a la pandemia. La estrategia de acabar con las aves domésticas genéticamente diversas para contener al H5N1 y desarrollar operaciones avícolas aún más intensivas, aumentará perversamente la posibilidad – la probabilidad, creen algunos -- de la aparición de una versión transmisible entre humanos de la letal gripe aviar a partir de los grandes establecimientos avícolas industriales,  motor de la producción y el comercio avícola globalizados de la actualidad. 

La FAO ha mostrado recientemente cierta voluntad de ir más allá de la teoría de las aves migratorias y analizar el papel de la industria avícola. "Es muy fácil culpar a las aves silvestres y a la migración de las aves porque nadie es responsable. Es posible que las aves silvestres puedan introducir el virus, pero es a través de las actividades humanas de intercambio y comercio que la enfermedad se propaga," declaró Juan Lubroth en enero de 2006.[59]  Pero muy poco se está haciendo para encarar o siquiera identificar esas "actividades humanas" que son la raíz de la crisis de la gripe aviar.

Si la gripe aviar es una amenaza tan grave como la OMS dice que es, si millones de personas podrían potencialmente morir por una pandemia de H5N1; entonces ¿cómo es que esta industria continúa funcionando con tan poca supervisión y tanta impunidad y con la ayuda de los gobiernos? Lo que la gente necesita realmente es la aplicación efectiva de medidas que la protejan de la industria avícola transnacional. Para esto es necesario desarrollar y aplicar una fuerte presión concertada desde la sociedad civil que permita superar el bombardeo propagandístico y la histeria, para pasar a la ofensiva en defensa de los pequeños productores y la avicultura familiar y a favor de iniciar la construcción de sistemas alimentarios que prioricen a las personas por encima de las ganancias.



[1]   Hans Wagner, FAO-RAP, "Protecting the environment from the impact of the growing industrialization of livestock production in East Asia", APHCA XXVI Sesión, Subang Jaya, Malasia, 24-26 de agosto de 2002: http://www.fao.org/ documents/show_cdr.asp?url_file=/docrep/005/ ac801e/ac801e00.htm

[2]   H5N1 es un subtipo del virus de la gripe aviar, que actualmente constituye el centro de los temores de la aparición de una pandemia humana.

[3]   Isabelle Delforge, "The flu that made agribusiness stronger" Focus on the Global South, Bangkok, 4 de julio de 2004: http://www.focusweb.org/ main/html/Article367.html

[4]   Mark Henderson, "Scientists aim to beat flu with genetically modified chickens," The Times, Londres, 29 de octubre de 2005: http://www.timesonline.co.uk/ article/0,,25149-1847760,00.html

[5]   A. Permin and M. Bisgaard, "The Scope and Effect of Family Poultry Research and Development: A general review on some important diseases in free-range chickens", Documento principal de la Conferencia-electrónica INFPD: http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/infpd/documents/econf_scope/add_paper11.html

[6]   FAO, "In Praise of Family Poultry", Agriculture 21, Roma, marzo de 2002: http://www.fao.org/ag/magazine/0203sp1.htm and website for the International Network for Family Poultry Development: http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/infpd/home.html

[7]   Tran Dinh Thanh Lam, "Bird Flu Strategy Will Hit Poultry Farmers", IPS, Ciudad de Ho Chi Minh, 15 de noviembre de 2005: http://domino.ips.org/ ips%5Ceng.nsf/vwWebMainView/ 9190FA02797E3832C12570BA0022F907/?OpenDocument

[8]   A McLeod, N Morgan, A Prakash y J Hinrichs, "Economic and Social Impacts of Avian Influenza" FAO, Roma, noviembre de 2005: http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/health/diseases-cards/avian_recomm.html; Chanida Chanyapate and Isabelle Delforge, "The politics of bird flu in Thailand," Focus on the Global South, Bangkok, 20 de abril de 2004: http://www.focusweb.org/content/view/273/29/

[9]   Elisabeth Rosenthal, "Bird flu threat takes away chickens' free range," International Herald Tribune, 9 de diciembre de 2005.

[10] A Stegemen et al., "Avian influenza A virus (H7N7) epidemic in the Netherlands in 2003: Course of the epidemic and effectiveness of control measures," Journal of Infectious Diseases, 2004, 190:2088-2095; ME Thomas et al, "Risk factors for the introduction of high pathogenicity Avian Influenza virus into poultry farms during the epidemic in the Netherlands in 2003," Preventative Veterinary Medicine, 2005, 69:1-11

[11] A. McLeod, N. Morgan, A. Prakash, y J. Hinrichs, "Economic and Social Impacts of Avian Influenza" FAO, noviembre de 2005: http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/health/diseases-cards/avian_recomm.html

[12] Después de analizar más de 13.000 aves silvestres en pantanos de las provincias chinas infectadas con la gripe aviar, los científicos identificaron solamente seis casos de virus de gripe aviar altamente patógena en seis patos. La conclusión general del estudio fue:” La transmisión entre las aves de corral es el principal mecanismo de mantenimiento del carácter endémico del virus H5N1en esta región”. H Chen et al., "Establishment of multiple sublineages of H5N1 influenza virus in Asia: Implications for pandemic control", primera edición PNAS, Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, Washington DC, 10 de febrero de 2006: http://www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.0511120103

[13] FAO y OIE, en colaboración con la OMS, "A Global Strategy for the Progressive Control of Highly Pathogenic Avian Influenza (HPAI)," noviembre de 2005: http://www.fao.org/ag/ againfo/resources/documents/empres/AI_globalstrategy.pdf

[14] BirdLife International, "Wild birds 'victims not vectors'", Cambridge, 8 de diciembre de 2005: http://www.birdlife.org/ news/news/2005/12/flu_migration.html; FAO, "Fish feed formulation and Production; A report prepared for the project Fisheries Development in Qinghai Province", Roma, noviembre de 1990: http://www.fao.org/ docrep/field/003/U4173E/U4173E00.htm.

[15] Melville, D and K Shortridge "Reflection and Reaction," The Lancet Infectious Diseases, Vol 4, 2004, pp 261-262.

[16] BirdLIfe International, "Are high risk farming practices spreading avian flu?", comunicado de prensa, Cambdridge, 18 de enero de 2006: http://www.birdlife.org/ news/news/2006/01/flu_agriculture.html

[17] Id, op cit (nota 14).

[18] Suarez DL, Senne DA, Banks J, Brown IH, Essen SC, Lee C-W, et al, "Recombination resulting in virulence shift in avian influenza outbreak, Chile", Emerging Infectious Diseases, abril de 2004: http://www.cdc.gov/ ncidod/EID/vol10no4/03-0396.htm; DL Suarez, "Evolution of avian influenza viruses", Veterinary Microbiology, 22 de mayo de 2000, 74(1-2):15-27; Toshihiro Ito et al, "Generation of a Highly Pathogenic Avian Influenza A Virus from an A-virulent Field Isolate by Passaging in Chickens," Journal of Virology, mayo de 2001, 75(9): 4439-4443.

[19] FAO y OIE, en colaboración con OMS, op cit, p 17 y p 22.

[20] http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/infpd/ documents/manuals/ND.pdf

[21] "Newcastle Disease Virus, Mutation – Australia", proMED, 7 de diciembre de 1998.

[22] http://www.dpiwe.tas.gov.au/ inter.nsf/Attachments/ CART-6FQ8LZ/$FILE/backyarders.pdf

[23] Entrevista con el Dr Joseph Domenech, Jefe Veterinario, FAO, 24 de enero de 2006.

[24] USDA, "Laos: Poultry and Products - Avian Influenza," informe de GAIN, US Department of Agriculture, Washington DC, 16 de marzo de 2005.

[25] A. McLeod, N. Morgan, A. Prakash, y J. Hinrichs, op cit (nota 8).

[26] Ibid.

[27] Op cit (nota 1).

[28] FAO, "Loss of domestic animal breeds alarming," Roma, 31 de marzo 2004: http://www.fao.org/newsroom/en/news/2004/39892/

[29] Ver: http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/infpd/ documents/econf_bang/asia2.html

[30] Ver: http://dad.fao.org/en/refer/library/reports2/itwg/itwg3.htm

[31] Ver: oie.int/eng/info/hebdo/aIS_55.htm#Sec3

[32] Dr Joseph Domenech, FAO, op cit (nota 23).

[33] Aaron Glantz y Ngoc Nguyen, "Factory fowl no answer to bird flu," Asia Times, 5 de noviembre de 2005: http://www.atimes.com/atimes/ Southeast_Asia/GK05Ae01.html

[34] J Rushton, R Viscarra, E Guerne Bleich y A McLeod, "Impact of avian influenza outbreaks in the poultry sectors of five South East Asian countries (Cambodia, Indonesia, Lao PDR, Thailand, Viet Nam): Outbreak costs, responses and potential long-term control," FAO, TCP/RAS/3010: http://www.hewsweb.org/ downloads/avian_flu/docs/pdf/impacts.pdf

[35] DVB, "No avian flu in Burma but we are still looking for it, says vet", Democratic Voice of Burma, 1 de abril de 2005: http://english.dvb.no/news.php?id=4399

[36] Del sitio web del grupo Chia Tai Group: http://www.cpgroup.cn/english/ web/subcorpdetails.asp?PageType=01&OrdNo=24%20

[37] J. Rushton, R. Viscarra, E. Guerne Bleich and A. McLeod, op. cit. (nota 34); Isabelle Delforge, "The flu that made agribusiness stronger," Focus on the Global South, Bangkok, 4 de julio de 2004: http://www.focusweb.org/ main/html/Article367.html

[38] "News shorts", Meat Processing, Mount Morris, 2 de diciembre de 2003: http://www.meatnews.com /index.cfm?fuseaction= PArticle&artNum=6569

[39] USDA, "Poultry Export Guide: Poland, Ukraine, Estonia, Latvia," Washington DC, septiembre de 1998: http://www.ams.usda.gov/ tmd/mta_reports/poulexgu.pdf

[40] FAO, "Avian Influenza: Disease Card," Roma: http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/health/ diseases-cards/avian.html

[41] Elisabeth Rosenthal, "Why do some Turks have bird flu virus but aren't sick?" International Herald Tribune, 11 de enero de 2006.

[42] J Lubroth, Senior Officer, FAO, "Audio interview: Control campaign in Turkey [Conferencia de Prensa]", Roma, enero de 2006: http://www.fao.org/ag/ againfo/subjects/en/health/ diseases-cards/special_avian.html y Elisabeth Rosenthal, "UN Aide urges flu transit checks" International Herald Tribune, París, enero 17, 2006.

[43] Según la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. “la cama de pollo está compuesta por el lecho, el alimento desparramado, las plumas y la materia fecal. http://www.fda.gov/ora/about/ enf_story/ch5/cvm1.htm

[44] En Indonesia, la ración de pollo contiene en promedio un 3% de "harina de subproducto animal":  http://www.fao.org/documents/ show_cdr.asp?url_file=/DOCREP/004/ AB986E/ab986e08.htm

[45] OMS, Hoja informativa sobre la influenza aviar, Ginebra, actualizada en enero de 2006 : http://www.who.int/csr/disease/ avian_influenza/avianinfluenza_factsheetJan2006 /en/index.html

[46] "Kurgan province will suffer more from bird influenza than other regions", Regnum, Moscú, 10 de octubre de 2005: http://www.regnum.ru/news/ medicine/525941.html

[47] CPAS, "Indonesia to revise laws barring access to poultry farms", AgroIndonesia, 25 de octubre de 2005: http://www.agroindonesia.com/ agnews/eng/2005/October/ 25%20October%2001.html

[48] Chanida Chanyapate e Isabelle Delforge, op cit (nota 8).

[49] 5 Kanal, "Criminal charges laid in flu outbreak in Crimean factories," 5TV, Kiev, 10 de enero de 2006 http://www.5tv.com.ua/eng/newsline/184/0/19445/

[50] "Lapses in halting avian flu," Editorial, The Japan Times, Tokyo, 3 de marzo de 2004

[51] 5 Kanal, "Crimea: Prosecutors lay charge in bird flu mishandling," 5TV, Kiev, 12  de enero de 2005: http://www.5tv.com.ua/eng/newsline/184/0/19487/

[52] "Hatcheries put on notice," The Stateman, Calcuta, 21 de febrero de 2006:

     http://www.thestatesman.net/ page.news.php?clid=2& theme=&usrsess=1&id=107510

[53] David Brown, "Poultry, Not Wild Birds, Most Often Carries Deadly Avian Flu to Africa," Washington Post, 16 de febrero de 2006.

[54] Jia-Rui Chong, "African Bird Flu Case Confirmed", Los Angeles Times, 9 de febrero de 2006: http://www.latimes.com/ news/printedition/ asection/la-sci-birdflu9feb09,0,7038039.story? coll=la-news-a_section

[55] Olukayode Oyeleye, "FG Confirms Importation Of Infected Eggs As Institute Backs Poultry Farmers," The Guardian, Lagos, 8 de junio de 2003.

[56] Según el Jefe Olatunde Badmus, Presidente de la Asociación Avícola Nacional de Nigeria, "La documentación muestra que las aves de los casos de Kano y Kaduna no eran originarias de criaderos registrados", The Punch, Lagos, 15 de febrero 2006: http://www.punchng.com/politics/article02

[57] Charles Ozoemena y Tina Anthony, "Bird flu spreading South," The Vanguard, Lagos, 14 de febrero de 2006.

[58] BBC, "Nigerian bird farmer warns of health risks", Londres, 8 de febrero de 2006:   http://news.bbc.co.uk/1/low/world/africa/4693850.stm

[59] J Lubroth, alto funcionario de la FAO, op cit (nota 42).

blog comments powered by Disqus