La agricultura campesina puede enfriar el planeta

Una salida al desastre provocado por el sistema alimentario industrial. Información precisa sobre cómo la agricultura industrial desempeña un papel importante en la crisis climática actual y de cómo la agricultura a pequeña escala, diversificada y para mercados locales puede resolver el problema.

Una salida al desastre provocado por el sistema alimentario industrial. Información precisa sobre cómo la agricultura industrial desempeña un papel importante en la crisis climática actual y de cómo la agricultura a pequeña escala, diversificada y para mercados locales puede resolver el problema.

La crisis climática- Copenhague - poner a la agricultura en primera línea y al centro de las discusiones sobre cambio climático

El 15 de diciembre, La Vía Campesina y otros grupos van a liderar un día de acción en Copenhague para poner a la agricultura en primera línea y al centro de las discusiones sobre cambio climático. Aunque la Convención oficial seguramente decepcionará, estos grupos serán portadores de un mensaje de esperanza. Lo que ellos quieren es que el mundo sepa que en su continua lucha por la soberanía alimentaria, hay una manera de salir de la crisis climática.

El 15 de diciembre, La Vía Campesina y otros grupos van a liderar un día de acción en Copenhague para poner a la agricultura en primera línea y al centro de las discusiones sobre cambio climático. Aunque la Convención oficial seguramente decepcionará, estos grupos serán portadores de un mensaje de esperanza. Lo que ellos quieren es que el mundo sepa que en su continua lucha por la soberanía alimentaria, hay una manera de salir de la crisis climática.

Cocinando el planeta

En este dosier hemos querido presentar algunos hechos, cuestionamientos, preguntas y propuestas sobre cambio climático y sistema alimentario global, conscientes de la necesidad de profundizar la denuncia, posicionar la problemática en el centro del debate actual y exigir una real justicia climática. Muchas de las soluciones a la actual crisis climática y alimentaria están surgiendo de actores sociales organizados, soluciones que nos pueden ayudar a “enfriar” el planeta y mostrar, de una vez por todas, las raíces comúnmente enterradas del calentamiento global.

En este dosier hemos querido presentar algunos hechos, cuestionamientos, preguntas y propuestas sobre cambio climático y sistema alimentario global, conscientes de la necesidad de profundizar la denuncia, posicionar la problemática en el centro del debate actual y exigir una real justicia climática. Muchas de las soluciones a la actual crisis climática y alimentaria están surgiendo de actores sociales organizados, soluciones que nos pueden ayudar a “enfriar” el planeta y mostrar, de una vez por todas, las raíces comúnmente enterradas del calentamiento global.

Cuidar el suelo

Los suelos contienen también enormes cantidades de carbono, sobre todo en la forma de materia orgánica. A escala mundial, los suelos retienen más del doble del carbono contenido en la vegetación terrestre. El surgimiento de la agricultura industrial en el siglo pasado, por su dependencia de los fertilizantes químicos, ha provocado un desprecio generalizado por la fertilidad natural del suelo y una pérdida masiva de la materia orgánica presente en éste. Mucha de la materia orgánica que se pierde termina en la atmósfera, en forma de dióxido de carbono —el más importante gas con efecto de invernadero.

Los suelos contienen también enormes cantidades de carbono, sobre todo en la forma de materia orgánica. A escala mundial, los suelos retienen más del doble del carbono contenido en la vegetación terrestre. El surgimiento de la agricultura industrial en el siglo pasado, por su dependencia de los fertilizantes químicos, ha provocado un desprecio generalizado por la fertilidad natural del suelo y una pérdida masiva de la materia orgánica presente en éste. Mucha de la materia orgánica que se pierde termina en la atmósfera, en forma de dióxido de carbono —el más importante gas con efecto de invernadero.

Cambio climático - El fracaso del sistema alimentario transnacional

El actual sistema alimentario mundial, con todas sus semillas de alta tecnología y sus bonitos paquetes, no es capaz de cumplir con su función principal: alimentar a las personas.

El actual sistema alimentario mundial, con todas sus semillas de alta tecnología y sus bonitos paquetes, no es capaz de cumplir con su función principal: alimentar a las personas.

Biodiversidad - Oct 2009

En los medios de comunicación, la crisis financiera global substituyó el espacio que antes ocupaba la crisis de los alimentos. Pero mientras los noticieros hacen alarde de lo que nos presentan como la tragedia de los millonarios, la crisis de los alimentos sigue en pie y sus bases, intactas.

En los medios de comunicación, la crisis financiera global substituyó el espacio que antes ocupaba la crisis de los alimentos. Pero mientras los noticieros hacen alarde de lo que nos presentan como la tragedia de los millonarios, la crisis de los alimentos sigue en pie y sus bases, intactas.

Biodiversidad - Oct 2009

En los medios de comunicación, la crisis financiera global substituyó el espacio que antes ocupaba la crisis de los alimentos. Pero mientras los noticieros hacen alarde de lo que nos presentan como la tragedia de los millonarios, la crisis de los alimentos sigue en pie y sus bases, intactas.

En los medios de comunicación, la crisis financiera global substituyó el espacio que antes ocupaba la crisis de los alimentos. Pero mientras los noticieros hacen alarde de lo que nos presentan como la tragedia de los millonarios, la crisis de los alimentos sigue en pie y sus bases, intactas.

Los nuevos dueños de la tierra

Con todo lo que se ha dicho sobre la “seguridad alimentaria” y con las distorsionadas afirmaciones de los medios de comunicación como “Corea del Sur arrienda la mitad de los terrenos de Madagascar”1, a mucha gente no le queda claro que los actores principales en el actual proceso de acaparamiento de tierras para producir alimentos de exportación no son los países o los gobiernos, sino las corporaciones. Demasiada atención se le ha prestado a la participación de los Estados, como Arabia Saudita, China o Corea del Sur. Sin embargo, la realidad es que aunque los gobierno facilitan los acuerdos, las empresas privadas son las que están obtienen el control de la tierra. Y sus intereses, simplemente, no son los mismos que los de los gobiernos.

Con todo lo que se ha dicho sobre la “seguridad alimentaria” y con las distorsionadas afirmaciones de los medios de comunicación como “Corea del Sur arrienda la mitad de los terrenos de Madagascar”1, a mucha gente no le queda claro que los actores principales en el actual proceso de acaparamiento de tierras para producir alimentos de exportación no son los países o los gobiernos, sino las corporaciones. Demasiada atención se le ha prestado a la participación de los Estados, como Arabia Saudita, China o Corea del Sur. Sin embargo, la realidad es que aunque los gobierno facilitan los acuerdos, las empresas privadas son las que están obtienen el control de la tierra. Y sus intereses, simplemente, no son los mismos que los de los gobiernos.

El Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional se une al acaparamiento de tierras de cultivo a nivel global

Un documento interno que fue fijado recientemente en el sitio electrónico del Instituto Internacional de Investigación sobre el Arroz [International Rice Research Institute o IRRI] revela que el Instituto ha estado asesorando a Arabia Saudita en el contexto de su estrategia de adquisición de tierras de cultivo en el extranjero para resolver su propia producción de alimentos.

Un documento interno que fue fijado recientemente en el sitio electrónico del Instituto Internacional de Investigación sobre el Arroz [International Rice Research Institute o IRRI] revela que el Instituto ha estado asesorando a Arabia Saudita en el contexto de su estrategia de adquisición de tierras de cultivo en el extranjero para resolver su propia producción de alimentos.

Costas vacías, mares estériles

Lograr el acceso a las aguas territoriales de numerosos países en desarrollo ha sido uno de los objetivos de la expansión mundial del capital en los últimos años. Ese proceso ha revestido formas diferentes y ha adquirido distintos nombres, pero todo con el mismo objetivo de obtener ganancias para las grandes empresas. La Unión Europea está al frente de esta ofensiva. Los acuerdos de colaboración en el sector pesquero permiten a la Unión Europea mantener su lucrativa industria pesquera y exportar sus problemas de sobrepesca a otras partes del mundo —África, el Caribe, el Pacífico— provocando a menudo consecuencias desastrosas para los pequeños pescadores locales. Ahora la Unión Europea está incursionando en las aguas asiáticas. En este artículo, GRAIN analiza la situación de los pequeños pescadores de Asia frente al tratado de libre comercio (TLC) propuesto entre la Unión Europea y los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Lograr el acceso a las aguas territoriales de numerosos países en desarrollo ha sido uno de los objetivos de la expansión mundial del capital en los últimos años. Ese proceso ha revestido formas diferentes y ha adquirido distintos nombres, pero todo con el mismo objetivo de obtener ganancias para las grandes empresas. La Unión Europea está al frente de esta ofensiva. Los acuerdos de colaboración en el sector pesquero permiten a la Unión Europea mantener su lucrativa industria pesquera y exportar sus problemas de sobrepesca a otras partes del mundo —África, el Caribe, el Pacífico— provocando a menudo consecuencias desastrosas para los pequeños pescadores locales. Ahora la Unión Europea está incursionando en las aguas asiáticas. En este artículo, GRAIN analiza la situación de los pequeños pescadores de Asia frente al tratado de libre comercio (TLC) propuesto entre la Unión Europea y los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Influenza porcina: un sistema alimentario que mata

México se encuentra sumido en una repetición infernal de la emergencia de la gripe (o influenza) aviar en Asia, aunque con un mayor grado de mortalidad. Una vez más, la respuesta oficial de las autoridades llega demasiado tarde y plagada de falsedades. Y otra vez más, la industria mundial de la carne es el centro de la situación y fabrica todo tipo de desmentidos a medida que se acumula evidencia sobre su papel en la crisis. Sólo cinco años después del inicio de la crisis de gripe aviar causada por el virus H5N1 y luego de otros tantos años de una estrategia mundial contra las pandemias de influenza coordinada por la organización Mundial de la salud (OMS) y la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE), el mundo está atónito con el desastre provocado por la gripe porcina. La estrategia global ha fracasado y debemos reemplazarla con un sistema público de salud en el que la población pueda confiar.

México se encuentra sumido en una repetición infernal de la emergencia de la gripe (o influenza) aviar en Asia, aunque con un mayor grado de mortalidad. Una vez más, la respuesta oficial de las autoridades llega demasiado tarde y plagada de falsedades. Y otra vez más, la industria mundial de la carne es el centro de la situación y fabrica todo tipo de desmentidos a medida que se acumula evidencia sobre su papel en la crisis. Sólo cinco años después del inicio de la crisis de gripe aviar causada por el virus H5N1 y luego de otros tantos años de una estrategia mundial contra las pandemias de influenza coordinada por la organización Mundial de la salud (OMS) y la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE), el mundo está atónito con el desastre provocado por la gripe porcina. La estrategia global ha fracasado y debemos reemplazarla con un sistema público de salud en el que la población pueda confiar.

Emporios del azúcar - La inminente invasión de la caña transgénica

Una de las tendencias más destructivas de la agricultura en los últimos veinte años es la expansión de las plantaciones de soja [o soya] en el cono sur de América Latina. Agresivamente, las empresas que estuvieron a la cabeza de ese “auge” se mueven ahora a la caña de azúcar, y fijan la mira en grandes extensiones de tierra en los países del sur, donde el azúcar puede producirse muy barato. De no oponerle resistencia, es probable que haya que enfrentar a graves impactos: la producción local de alimentos será menospreciada, habrá expulsión mano de obra y desplazamiento de comunidades o quedarán expuestos a crecientes niveles de plaguicidas. Las agroempresas extranjeras afianzarán su control del azúcar. A continuación analizamos la confluencia entre el avance de la caña de azúcar genéticamente modificada y las transformaciones de la industria azucarera global.

Una de las tendencias más destructivas de la agricultura en los últimos veinte años es la expansión de las plantaciones de soja [o soya] en el cono sur de América Latina. Agresivamente, las empresas que estuvieron a la cabeza de ese “auge” se mueven ahora a la caña de azúcar, y fijan la mira en grandes extensiones de tierra en los países del sur, donde el azúcar puede producirse muy barato. De no oponerle resistencia, es probable que haya que enfrentar a graves impactos: la producción local de alimentos será menospreciada, habrá expulsión mano de obra y desplazamiento de comunidades o quedarán expuestos a crecientes niveles de plaguicidas. Las agroempresas extranjeras afianzarán su control del azúcar. A continuación analizamos la confluencia entre el avance de la caña de azúcar genéticamente modificada y las transformaciones de la industria azucarera global.

Las corporaciones siguen especulando con el hambre

En abril de 2008, GRAIN publicó un breve informe sobre los enormes beneficios que la agroindustria está percibiendo de la crisis alimentaria. Ha pasado otro ejercicio. Con más resultados financieros. Así que ¿nada cambió?

En abril de 2008, GRAIN publicó un breve informe sobre los enormes beneficios que la agroindustria está percibiendo de la crisis alimentaria. Ha pasado otro ejercicio. Con más resultados financieros. Así que ¿nada cambió?

Indonesia lucha por cambiar las normas de la OMS sobre las vacunas contra la gripe

El sistema de vigilancia global de la Organización Mundial de la Salud (OMS), actúa como colección gratuita de virus y como departamento de investigación y desarrollo para los fabricantes de vacunas más grandes del mundo y, no obstante, brinda muy pocos beneficios a los países en desarrollo que tienen muy disponibilidad de estas vacunas. Ante tal inequidad, en 2007 Indonesia decidió dejar de compartir muestras de virus con la OMS. Su acción conmocionó a todo el mundo y alertó a muchos países en desarrollo sobre la necesidad de reformas profundas, y provocó que las grandes compañías y los países desarrollados lucharan por mantener el estatus quo. Aún no se conoce en qué terminará ese asunto, pero el mundo espera una nueva pandemia.

El sistema de vigilancia global de la Organización Mundial de la Salud (OMS), actúa como colección gratuita de virus y como departamento de investigación y desarrollo para los fabricantes de vacunas más grandes del mundo y, no obstante, brinda muy pocos beneficios a los países en desarrollo que tienen muy disponibilidad de estas vacunas. Ante tal inequidad, en 2007 Indonesia decidió dejar de compartir muestras de virus con la OMS. Su acción conmocionó a todo el mundo y alertó a muchos países en desarrollo sobre la necesidad de reformas profundas, y provocó que las grandes compañías y los países desarrollados lucharan por mantener el estatus quo. Aún no se conoce en qué terminará ese asunto, pero el mundo espera una nueva pandemia.

Suelos fértiles para la guerra - el verdadero plan que subyace a la reconstrucción agrícola en Afganistán e Irak

En este informe analizamos el modo en que la reconstrucción agrícola emprendida por Estados Unidos en Afganistán e Irak no sólo impulsa políticas neoliberales y le da entrada a las agroempresas estadounidenses —algo que ha sido siempre la función básica de los programas de cooperación para el desarrollo auspiciados por Estados Unidos— sino que también es un componente intrínseco de la campaña militar estadounidense en estos países y las regiones aledañas. Esto es alarmante si lo vemos en conjunto y a la luz de la creciente influencia que ejercen Estados Unidos y sus aliados de la esfera empresarial en las agencias donantes y los organismos internacionales —el Banco Mundial, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y los centros del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR por sus siglas en inglés)— que a su vez inciden en las políticas alimentarias y agrícolas adoptadas por los países receptores. No se trata de casos aislados surgidos de circunstancias excepcionales: constituyen una tendencia previsible de las actividades estadounidenses en el exterior, en tanto su gobierno continúe expandiendo su “guerra contra el terrorismo” y promueva los intereses de sus grandes corporaciones.

En este informe analizamos el modo en que la reconstrucción agrícola emprendida por Estados Unidos en Afganistán e Irak no sólo impulsa políticas neoliberales y le da entrada a las agroempresas estadounidenses —algo que ha sido siempre la función básica de los programas de cooperación para el desarrollo auspiciados por Estados Unidos— sino que también es un componente intrínseco de la campaña militar estadounidense en estos países y las regiones aledañas. Esto es alarmante si lo vemos en conjunto y a la luz de la creciente influencia que ejercen Estados Unidos y sus aliados de la esfera empresarial en las agencias donantes y los organismos internacionales —el Banco Mundial, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y los centros del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR por sus siglas en inglés)— que a su vez inciden en las políticas alimentarias y agrícolas adoptadas por los países receptores. No se trata de casos aislados surgidos de circunstancias excepcionales: constituyen una tendencia previsible de las actividades estadounidenses en el exterior, en tanto su gobierno continúe expandiendo su “guerra contra el terrorismo” y promueva los intereses de sus grandes corporaciones.