Más

 

Foto: Zakir Chowdhury

Una revisión radical en la agricultura y el consumo, con menos consumo de carne, es necesaria para evitar el hambre y la catástrofe climática.

El sistema alimentario global está quebrado, dejando a miles de millones de personas mal alimentadas o con sobrepeso y conduciendo al planeta hacia una catástrofe climática, según 130 Academias Nacionales de Ciencia y Medicina de todo el mundo.

Proporcionar una dieta saludable, asequible y respetuosa con el medio ambiente para todas las personas requerirá una transformación radical del sistema, según el informe de la Inter Academy Partnership (IAP). Esto dependerá de mejores métodos de cultivo, que las naciones ricas consuman menos carne y que en los países se  valoren mas los alimentos nutritivos en lugar de los mas baratos.

El informe, que fue revisado por expertos y tardó tres años en compilarse, establece la escala de los problemas y las soluciones basadas en la evidencia.

El sistema alimentario global es responsable de un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, que es más que todas las emisiones del transporte, la calefacción, la iluminación y el aire acondicionado combinados. El calentamiento global que está causando ahora está dañando la producción de alimentos a través de fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y sequías.

El sistema alimentario tampoco alimenta adecuadamente a miles de millones de personas. Más de 820 millones de personas pasaron hambre el año pasado, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, mientras que un tercio de todas las personas no recibieron suficientes vitaminas. Al mismo tiempo, 600 millones de personas fueron clasificadas como obesas y 2 mil millones con sobrepeso, con graves consecuencias para su salud. Además de esto, más de 1.000 millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año, un tercio del total producido.

"El sistema alimentario global está quebrado", dijo Tim Benton, profesor de ecología de la población, en la Universidad de Leeds, que es miembro de uno de los grupos de expertos que elaboraron el informe. Dijo que el costo del daño para la salud humana y el medio ambiente era mucho mayor que los beneficios obtenidos por la industria agrícola.

"Ya sea que se lo vea desde una perspectiva de salud humana, ambiental o climática, nuestro sistema alimentario es actualmente insostenible y, dados los desafíos que surgirán de una creciente población mundial, eso es algo realmente serio", dijo Benton.

Reducir el consumo de carne y lácteos es la forma más importante en que las personas pueden disminuir su impacto en el planeta, según una investigación reciente. Y hacer frente al peligroso calentamiento global se considera imposible sin reducciones masivas en el consumo de carne.

La investigación publicada en la revista Climate Policy muestra que a la tasa actual, el ganado y otros animales serán responsables de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo para 2030, y que para evitarlo se requerirán “reducciones sustanciales, mucho más allá de lo planificado o realista, de otros sectores ”.

“Es vital para un planeta habitable que cambiemos nuestra relación con la carne, especialmente con la carne roja. Pero ningún experto en esta área dice que el mundo debería ser vegano o incluso vegetariano", dijo Benton.

La cría de ganado y otros tipos de ganado provoca las mismas emisiones de carbono que todos los vehículos, trenes, barcos y aviones del mundo juntos. "Hemos pasado de 30 a 40 años invirtiendo bastante en la eficiencia del uso de combustible en el sector del transporte", dijo Benton. "Necesitamos hacer algo similarmente radical en el sector agrícola" y sugiere que la mejor manera de hacerlo es cambiar nuestra dieta".

El informe de IAP señala que en los países más pobres, la carne, los huevos y los productos lácteos pueden ser importantes para proporcionar nutrientes concentrados, especialmente para los niños. También dice que deben ser tomadas en consideración otras cosas que el ganado puede proporcionar, como el cuero, la lana, el estiércol, el transporte y el trabajo de la tierra.

La conferencia de la ONU sobre el cambio climático, COP24, que comienza el domingo en Katowice, Polonia, es una oportunidad para la acción política, dijo Joachim von Braun, un profesor que copreside el proyecto IAP. “Nuestros sistemas alimentarios nos están fallando. La agricultura y las elecciones de los consumidores son factores importantes que impulsan el cambio climático desastroso ".

Traducción: Acción por la Biodiversidad.

Fuente: The Guardian

 

blog comments powered by Disqus

Países