CLOC-La Vía Campesina: Nuestro camino a la soberanía alimentaria Download PDF Herramientas para este documento

Herramientas para este documento

Autor(a): Biodiversidad
Fecha: 05 julio 2018
URL corto: /e/5983

Bajar versíon PDF (100 KB)

Imprimir articulo



Biodiversidad | 05 julio 2018 | Biodiversidad 97 / 2018-3

 

Tras de haberse reunido en el Centro Integral Aniceto Pérez de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en el Primer Encuentro Global de las Escuelas y Procesos de Agroecología de la Vía Campesina que compartieron desde el 21 de mayo hasta el día 30 (encuentro que representa un hito histórico para La Vía Campesina en la búsqueda de consolidar sus procesos educativos y de formación), las y los participantes declararon: “reiteramos que nosotras y nosotros desde la amplia diversidad de la agricultura campesina que practicamos en el planeta, somos los pueblos del campo, quienes producimos los alimentos y bienes necesarios para la humanidad. Somos campesinos y campesinas, pequeños agricultores, pueblos indígenas, pueblos sin tierras, mujeres del campo, juventud rural, pueblos pescadores, trabajadores agrícolas y rurales que representan organizaciones miembros de La Vía Campesina de 41 países de África, Asia, América, Europa y Oriente Medio. Estamos reunidos en Cuba donde hemos podido conocer muchas fincas y cooperativas campesinas de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños de Cuba (ANAP), nuestra organización anfitriona. De ‘organización campesina a organización campesina’ hemos aprendido mucho sobre la metodología ‘de campesino a campesino’ que ha permitido al Movimiento Agroecológico de la ANAP alcanzar uno de los más importantes éxitos mundiales de la masificación y escalamiento de la agroecología campesina”.1

Hoy, al cierre de este encuentro, la dirigente Rilma Román dio lectura al siguiente documento que reúne los principales ejes de los debates y propuestas que se compartieron en estos intensos días profundamente motivados por la experiencia del movimiento agroecológico cubano:

1. La reafirmación de que la agricultura campesina agroecológica, surgida en los más de diez mil años que tiene la agricultura, es el camino que elegimos para avanzar hacia la soberanía alimentaria.

2. Nuestra agroecología está profundamente ligada a nuestros principios y a nuestra visión política y no puede desarrollarse separada de ellos y esto es central para todos nuestros procesos de formación.

3. Todas nuestras escuelas y espacios de formación funcionan como parte integral de nuestras organizaciones y se expresan en nuestras movilizaciones, en nuestras acciones en los territorios y en el accionar cotidiano de nuestras luchas y construcciones.

4. Seguiremos pugnando por la reforma agraria integral y popular, para fortalecer la soberanía alimentaria por medio de la agricultura campesina agroecológica. Esto significa luchar por el acceso a la tierra, el control de los territorios, la biodiversidad y el agua para la agroecología.

5. Nuestros procesos de formación necesitan de contenidos educativos que continuaremos produciendo como lo hemos hecho a lo largo de toda nuestra historia, sistematizando nuestras experiencias, produciendo nuevas investigaciones y creando nuevas herramientas para la multiplicación de nuestra propuesta ideológica y agroecológica.

6. Reafirmamos la denuncia de la criminalización de nuestras luchas sociales y de nuestros dirigentes y nos comprometemos a volver a las calles para denunciarlas y rechazar el nuevo avance del capital sobre nuestros territorios en todo el planeta.

7. Haremos esfuerzos orgánicos y sistemáticos para activar efectivamente los colectivos de trabajo y su articulación, en lo regional y lo global para fortalecernos en nuestra tarea, seguir construyendo solidaridad y aprender en el andar vivencial que es nuestra elección para una educación liberadora.

8. Fomentaremos el intercambio entre escuelas y procesos formativos en agroecología a partir de los desafíos comunes: programas de estudio, experiencias prácticas, metodologías (como la metodología Campesino a Campesino que hemos podido ver en funcionamiento en Cuba) continuidad de las y los educandos y equipos docentes.

9. Una vez más y como lo hemos hecho durante los últimos 15 años reafirmamos nuestro compromiso con la Campaña Semillas Patrimonio de los Pueblos al Servicio de la Humanidad e impulsaremos con fuerza las acciones encaminadas a “adoptar una semilla” como parte de la Campaña Global de LVC.

10. Nos comprometemos mujeres y hombres a luchar contra el patriarcado en todas las instancias personales, grupales, colectivas y políticas para desde nuestro feminismo campesino y popular lograr las transformaciones necesarias que avancen hacia una sociedad sin violencia.

11. Nos proponemos realizar a nivel global en todos nuestros territorios, de forma masiva y en articulación con aliados del campo y la ciudad, acciones contra las corporaciones los días referentes de lucha: 17 de abril, “Día Internacional de las luchas campesinas”, 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación que nosotros hemos resignificado como “Día Internacional de la Soberanía Alimentaria”.

Como dijera Fernando González: “La agroecología es política y es parte de las luchas de los pueblos en la lucha por poder alimentarse y contra las corporaciones como Monsanto que buscan controlar nuestras semillas.”

Internacionalicemos la lucha,
internacionalicemos la esperanza

Biodiversidad

blog comments powered by Disqus